Dos mellizas que golpean alto

María y Marta Domínguez son dos hermanas que pelean en la misma disciplina, una de ellas va convocada ahora con la selección española a Polonia


Pontevedra/ La Voz

Marta y María Domínguez empezaron siendo espectadoras de su padre. Acudían a ver el squash desde la grada, pero un día el rival de Fernando falló y las mellizas cogieron sendas raquetas y quisieron suplir esa baja. Tenían solo ganas de jugar. Dos mellizas de once años pasando un rato divertido. Hasta ese momento era solo así, pero el presidente del Vigo Squash que las vio, se acerco a ellas y le sugirió la posibilidad de empezar a entrenar. Les vio buena mano. Ahora han pasado cinco años de aquellos comienzos y estas dos hermanas viven ahora volcadas para esta disciplina. «Si tenemos que prescindir de algo, se lo sacamos al ocio, el deporte y los estudios son la prioridad», dice Marta, que viene de ganar el Campeonato de España sub-19.

Las mellizas viven en Vigo, pero entrenan en el Squash Pontevedra. Les dieron más facilidades para poder compaginar el deporte con el instituto y no lo dudaron. Ellas no renuncian a nada, creen que la mejor receta para el éxito es la organización. «No podemos permitirnos como mucha gente tirarnos una hora en el sofá por las tardes», comenta María Domínguez, que hace medio año jugó la final contra su hermana en el Campeonato de España sub-17 y perdió. Ahora Marta reflexiona y asegura que «estoy contenta porque ella juegue una final, pero me gusta que si es contra mi, quede de segunda, pero prefiero que no nos enfrentemos».

Marta ha tenido una trayectoria más destacada y ahora viajará con la selección española sub-19 al Campeonato de Europa de Polonia. No es la primera vez que compite en pruebas internacionales. «Es la primera vez que voy convocada en esta categoría, pero antes estuve en competiciones en la República Checa y Bélgica», explica Marta, que además ha ganado el Junior Nordic Open, celebrado en octubre en Suecia. Es una de las promesas del squash gallego junto al vigués Gonzalo Romero.

Las dos hermanas conocen su potencial y quieren seguir exprimiéndolo al máximo. Sus entrenadores también saben que pueden llegar más lejos y muchas sesiones son con chicos «porque son más fuertes en la pista y es bueno para nosotras». María reconoce que su hermana es «pacífica en el juego y sabe colocar la bola con precisión, tiene mucha cabeza», mientras Marta destaca el temperamento de María en la pista: «Es capaz de marcar un ritmo muy fuerte, tiene demasiada energía, pega duro».

El éxito en esta disciplina está sostenido sobre tres pilares básicos: la cabeza, la técnica y la física, pero si hubiese que quedarse solo con el más determinante, Marta y María lo tienen claro. «Hay que tener mucha cabeza, estás solo en la pista y debes tener mucha fortaleza mental». Las hermanas son un referente en una disciplina que en Galicia tiene dos grandes referentes, Borja Golán y Xisela Aranda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Dos mellizas que golpean alto