Pedro Mosquera: «Me motiva ver que la gente me exige mucho y espera tanto de mí»

El capitán blanquiazul confía en regresar mañana y asegura que los pitos de Riazor no le hacen venirse abajo


a coruña / la voz

Es coruñés. Volvió en un momento complicado. Se revalorizó. Llegó a rechazar una millonaria propuesta del Valencia. Se hizo con el brazalete de capitán. Y acabó siendo pitado. Inoportunas lesiones en sus mejores momentos están convirtiendo la estancia de Pedro Mosquera (A Coruña, 1988) en el Deportivo en una historia de desamor con una hinchada que hace tiempo le exige más de lo que está dando. Para él, lejos de suponer un contratiempo, asegura que lo motiva y anima a trabajar más duro por superarse.

-El partido contra el Betis está ahí y todavía no tiene el alta médica. ¿La espera?

-Estoy analizándolo con los médicos, pero mi idea es que me la den para el partido frente al Betis. Tengo muchas ganas de volver a jugar.

-Da la sensación de que le llegó esta última lesión en su mejor momento de los últimos tiempos.

-Estoy de acuerdo. Estaba teniendo unas sensaciones muy buenas. Me tocó jugar contra el Villarreal tras mucho tiempo sin contar y logramos un valioso empate frente a un gran equipo. Luego, contra el Valencia, también jugamos muy bien, aunque por detalles ellos ganaron. Ya en el Bernabéu, pienso que estaba haciendo un buen partido, el equipo estaba ahí, pero noté molestias en la primera parte y en la segunda ya vi que no podía seguir. Y fue cuando paré. Una pena porque estaba contando bastante para Cristóbal.

-Sus mejores actuaciones desde hacía meses fuera de su demarcación.

-Sí, estaba jugando más adelantado. Pero me da igual. Siempre le transmití a Cristóbal que podía actuar en la posición que él me pidiera. Quería que me adelantase y presionase mucho arriba para buscar más intensidad en el equipo. Creo que no estuvo mal mientras duró.

-Tras un gran inicio en el Dépor, ¿por qué luego le ha costado tanto recuperar su mejor fútbol? ¿Puede ser un tema de excesiva presión tras la ampliación de su contrato para evitar que se fuera al Valencia?

-Yo no lo veo así. El primer año fue muy bueno para mí. El segundo empecé jugando, luego con Garitano perdí la titularidad, pero cuando llegó Mel fue cuando mejor me encontré, casi mejor que el primero año. Recuerdo un partidazo en casa contra el Atlético, luego un gol en Gijón... Ahí tuve que descansar por sanción y luego me lesioné. Mi problema creo que está siendo que las lesiones me llegan en momentos inoportunos. Reaparecí contra el Málaga, marqué y otra vez me lesioné. Este año, más de lo mismo, empecé titular, me lesioné y estaba sin jugar cuando llegó Cristóbal, que tardó en contar conmigo. Luego logré convencerlo y, cuando mejor estaba, otra vez me vi fuera por problemas físicos.

-Más allá de su intermitencia, ¿por qué cree que no consigue enganchar con la grada?

-Yo pienso que cuando la gente sabe que un jugador puede dar más, se lo pide. A mí me pasa y estoy trabajando para darles lo que quieren.

-Pero no será fácil estar en el campo y cada vez que toca el balón oír el murmullo, y en algunos casos pitos, de la grada.

-Para mí es una motivación. Me motiva ver que la gente me exige mucho y espera tanto de mí. Está claro que en una categoría como la Primera División todo afecta: lo futbolístico, lo psicológico... Pero yo trato de darle la vuelta y motivarme. En los últimos partidos lo estaba consiguiendo y cuando vuelva espero seguir en esa línea.

-Aunque diga que trata de canalizarla de forma positiva, ¿en algún momento esa presión le ha llevado a pensar en dejar el Dépor?

-No. He dicho muchas veces que estoy contento aquí. Es el equipo de mi ciudad y entre todos tenemos que intentar hacer una buena temporada. Creo que este es un buen proyecto y tenemos toda la segunda vuelta para volver a la senda de ganar partidos y estar todos unidos.

-¿Ha hablado con Seedorf del tema de la capitanía?

-El míster ha hablado con muchos compañeros, pero de temas de fútbol. Sobre la capitanía no me ha dicho nada, pero lo que él decida y crea oportuno, será respetado. Estamos a muerte con él y con cada uno de nuestros compañeros.

-¿Cómo ve su llegada?

-Es una persona con mucho carácter. Un líder. Tiene mucha experiencia como jugador y eso se nota cuando nos hace las correcciones dentro del campo. Son correcciones muy positivas.

-Es el quinto entrenador desde que usted está en A Coruña. Hace dudar de que la culpa sea solo de los técnicos.

-Está claro que a nadie le gusta tener que despedirnos de tantos entrenadores. Y, en este caso, más de Cristóbal, que me parece una excelente persona, que cuenta y contará con todos mis respetos porque es un excelente profesional.

-¿Por qué cree que no funcionó con él?

-El último partido en Anoeta hizo mucho daño. Teníamos la ilusión de puntuar fuera frente a une equipo que también estaba tocado y el resultado tan contundente hizo que se decantase la balanza.

-¿Y por qué sí hay que creer que con Seedorf será diferente?

-Somos los jugadores los que tenemos que creérnoslo. Tenemos que darnos cuenta que hicimos una primera vuelta mala, pero que podemos cambiarlo en la segunda.

-La teoría la saben y la demuestran cada día en la sala de prensa. ¿Pero qué pasa que luego no se ve reflejado en el campo?

-Tiene razón. Nos falta reflejar en el campo lo que decimos. Sobre todo, lo que el nuevo míster incide, y tiene mucha razón, es en que tenemos que hacer las cosas juntos, tanto dentro como fuera del campo. Fuera hemos conseguido crear un gran grupo. Pero hay que reflejarlo en el campo, tanto en ataque como en defensa: todos juntos a presionar, todos a replegar juntos... En eso está incidiendo mucho el técnico y debemos llevarlo a cabo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

Pedro Mosquera: «Me motiva ver que la gente me exige mucho y espera tanto de mí»