Un encuentro de necesidad mutua

Mirotic logra su primera victoria con los Pelicans firmando un doble-doble y con su mejor marca reboteadora de la temporada

.

Todo cambio empieza por uno mismo. Eso dice una famosa frase que en ningún caso es aplicable a la NBA donde los jugadores son, además de estrellas multimillonarias, mercancía.

La vida de Mirotic cambió el 27 de enero desde la línea de personal del Smoothie King Center de Nueva Orleans. Se medían los Pelicans a Houston Rockets y Demarcus Cousins, estrella de los de Luisiana, se rompió el tendón de Aquiles luchando el rebote de un tiro libre. El pívot ni siquiera se pudo levantar y junto a él, por los suelos, se quedó la planificación de la temporada de los Pelicans.

Ahí empezó todo. Las ingeniería deportiva en los despachos y el sonar de los teléfonos. Todo mientras el español permanecía ajeno a todo en Chicago a la espera de una salida que llevaba deseando desde que Bobby Portis le partiese la cara.

Mirotic acabó en la ciudad cuna del jazz, pese a que ese nombre, Jazz, se lo arrebató a finales de los setenta una franquicia de Utah. Porque en la liga americana hasta los nombres y la identidad son susceptible mercancía.

Mirotic necesitaba un nuevo reto y los Pelicans soluciones inmediatas en la pintura. Cousins fue la gran apuesta deportiva de Nueva Orleans esta temporada. Él y Anthony Davis aspiraban a crear, sino un reinado total bajo los aros, sí la mejor pareja de interiores de la liga. Su lesión de larga duración ha sido una pérdida mayúscula. Hacer olvidar al gigante y no dejar escapar el tren de los playoffs con los rivales en el Oeste llamando a la puerta es la misión del exmadridista.

Mirotic ha jugado cinco partidos con su nueva camiseta y la pasada madrugada logró, por fin, su primera victoria. Lo hizo además firmando un doble-doble (el sexto de la temporada) y logrando su mejor marca reboteadora del curso ante los Nets. 16 rebotes además de 21 puntos en 49 minutos. Como única mancha, su mala defensa en la jugada que llevó al partido a la prórroga. Aunque quizás el mérito fuese más de la pizarra del banquillo de Brooklyn que demérito suyo.

Mirotic arranca este reto en un buen momento de forma. Tendrá de aliado a Okafor, segunda elección del draft del 2014 recién firmado por los Pelicans y que busca, tras muchas desgracias, reconciliarse con el baloncesto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Un encuentro de necesidad mutua