El Breogán mide su resaca copera en Cáceres

Los celestes ponen a prueba su buen momento en una cancha blindada


LUGO / LA VOZ

La vuelta a la competición será una dura prueba esta noche para el Cafés Candelas Breogán. El triunfo en la final de la Copa Princesa certificó el buen momento por el que atraviesan los celestes y saber aprovechar el empujón será básico para salir airoso en la segunda cancha más dura de la LEB. Solo por detrás del Pazo, el Multiusos de Cáceres se ha revelado como un muro impenetrable. Hoy intentarán derribarlo los de Natxo Lezkano, a partir de las 21.00 horas.

Un colchón de dos victorias permite a los lucenses reinar sin urgencias en la categoría. Los de Ñete Bohigas son novenos, en una temporada azotada por las lesiones, se mantienen en puestos que dan derecho a la lucha por el ascenso gracias al músculo que están exhibiendo como local. Huesca y Prat han sido los únicos capaces de volver de Cáceres con triunfo. Los de Guillermo Arenas visitaron el Multiusos a mediados de octubre y se llevaron un tanteo favorable de 57-71. Los catalanes consiguieron un 60-82 a principios de diciembre. Huesos de la competición como Melilla o Manresa ya doblaron la rodilla contra los verdes a domicilio.

Hay ganas de revancha en Cáceres, que sufrió la temporada pasada la derrota más abultada de la historia de la categoría a manos del Breogán (50-113). Este año, los celestes también llegaron a los 100 puntos en el partido de ida: 101-73. Esta noche no estará Ward, el alero fue el mejor en el Pazo dos Deportes para los verdes, con 16 puntos.

Natxo Lezkano advirtió esta semana del juego abierto de los extremeños, que dejan espacios a sus pívots en la pintura. El entrenador del Breogán habló de un rival con potencial de tres y que tira mucho desde el perímetro. Entre las claves para sumar el triunfo en una de las pistas más blindadas de la categoría destacó: controlar el ritmo del partido y dominar el rebote.

Cuatro temporadas consecutivas lleva Ñete Bohigas al frente del Cáceres, es su tercera etapa en el banquillo de los verdes. Ya acompañó al equipo por la ACB en la década de los 90 y entre los años 2003 y 2005. Dirige esta temporada un equipo parcialmente renovado, que ha apostado por la continuidad de Corrales para la dirección del juego, Rakocevic y Parejo como dupla de escoltas y Sergio Pérez para el juego interior. El escolta montenegrino afronta su segunda temporada con los cacereños, tras dejar el Breogán en el verano del 2016. Ha ganado protagonismo entre los verdes, con los que ha dado un paso adelante.

Cáceres se fijó la permanencia como objetivo, aunque no quiere renunciar al éxito de disputar el playoff si se le pone a tiro. Superado un arranque muy castigado por las lesiones, tiene en su mano la posibilidad de conservar esa novena plaza.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Breogán mide su resaca copera en Cáceres