Aguas abiertas a una generación

Seis nadadores sub-20, una cuarta parte del equipo nacional de larga distancia, tienen sello gallego

.

REDACCIÓN / LA VOZ

En la segunda región de España con más kilómetros de costa, unos 1.500 kilómetros, lo que sobran son aguas abiertas. Sin embargo, esto no se había trasladado todavía a la natación de larga distancia. Hasta ahora, cuando una generación de entre 16 y 19 años está pisando fuerte en el panorama español. En la última convocatoria del equipo nacional, a principios de diciembre, un cuarto de los integrantes tenía sello gallego. Al mando, el entrenador y preparador físico Fernando Zarzosa, que guía en el Centro Galego de Tecnificación Deportivo a Gaspar Andrade (CN Arzúa, 1998), Manuel Tomé (CN Riveira, 1999), Xabier Carneiro (Club del Mar, 2000) y Alexandre Lages (CN Riveira, 2001). A estos hay que añadir a dos diamantes en bruto del CN Liceo de A Coruña: Ane de la Fuente (2001) y la malagueña María de Valdés (2000), gallega de adopción desde hace un tiempo.

«Galicia es una referencia a nivel nacional», subraya Fernando, y Gaspar remarca que en las concentraciones «hay tantos gallegos como catalanes, algo que ocurre en muy pocos deportes». Para llegar a este punto de inflexión en las aguas abiertas a nivel autonómico hay dos motivos, según explica el técnico, que sobresalen. Por un lado, el aumento del número de travesías populares, entre las que cada vez hay más premios económicos. «Ahora la gente entrena de forma específica para las travesías y en Galicia puedes participar en una o dos cada fin de semana. Eso es un plus para los especialistas», comenta.

Sesiones con los triatletas

Por otra parte, están las condiciones existentes en Pontevedra, donde el equipo de aguas abiertas se une al de triatletas en el embalse de Verducido. En vez de entrenar media docena, entrenan unos 15 en total y eso asemeja cada sesión a una competición real. «Además, los chavales se empapan de la experiencia que tienen los triatletas en escenarios más complicados», añade Fernando.

Una vez la rueda ha empezado a girar, también entran en juego nuevas razones que invitan a creer en que esto solo es un comienzo. En octubre, Gaspar estuvo en dos copas del mundo, una en China y otra en Hong Kong. «Todo lo que absorbió allí se lo transmitió a sus compañeros. Tener a tantos nadadores cerca de la élite hace que los que estén empezando se animen y adquieran conocimientos», valora el entrenador del CGTD.

Buenos resultados

El nadador arzuano de 19 años fue el mejor en el último Campeonato de España, con un oro en el ránking absoluto de 10 kilómetros (ganó la prueba júnior) y un bronce en los 5 kilómetros de la categoría absoluta. Mientras, Ane de la Fuente ganó en los 7,5 kilómetros júnior. La coruñesa, además, fue quinta en el Europeo de su categoría. En el Nacional también quedaron en los primeros puestos Alexandre Lages (segundo en los 7,5 kilómetros júnior) y Manuel Tomé (tercero en los 10 kilómetros júnior).

«Se nota que los tiempos están bajando. Cuando era pequeño quedaba cuarto de Galicia con un registro con el que ahora no entraría ni entre los diez primeros», resume Gaspar sus sensaciones sobre una generación que promete abrir las aguas a su paso.

Votación
4 votos
Comentarios

Aguas abiertas a una generación