El derbi de los errores


El derbi de los errores lo marcaron goles psicológicos con los que el Celta administró la situación. El 0-1 hizo daño al Dépor hasta el 15, el tramo en el que el Celta más balón tuvo y más cómodo pareció. Respondió el equipo blanquiazul con presión avanzada, recuperó la posesión (con fases de 60/40%) y tuvo seis oportunidades claras. Desnivelaba el derbi la eficacia hasta que llegó otro golpe psicológico en el 43 fruto de un claro error individual. El 0-2 dejaba ya el partido muy a favor del Celta. Pese a eso, en la segunda parte no tuvo el control del juego porque sufrió ante el acoso de un rival que mostró su peor cara al regreso del vestuario. Llegó entonces el 0-3, y aún así el Celta no gobernaba la situación, no defendía bien porque no controla la escena sin balón y deja muchos espacios. Al otro lado, más impotencia. Porque pese al 1-3 el Dépor fue inofensivo con la pelota mientras el encuentro ya iba muriendo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El derbi de los errores