La necesidad frente al temple

Schuster, Salinas, Nadal, Alfonso, Milla, De la Red y Mendieta analizan el clásico


madrid / colpisa

El del sábado (13.00 horas, beIN LaLiga) es un clásico decisivo, aunque el Madrid se juega más que el Barça; Messi y Cristiano siempre son determinantes pero este tipo de duelos suelen decidirse por detalles; el gran momento de Ter Stegen da ventaja al Barça en la portería, y lo más normal es que tanto Zidane como Valverde apuesten por utilizar cuatro centrocampistas y prescindir de un tercer delantero, lo que dejaría a Bale en el banquillo. Estas son las principales conclusiones que se extraen de los análisis de exjugadores que en su día vivieron el clásico en primera persona. 

Ocasión para volver a la Liga

«Estamos viendo a un Barça muy constante y al Madrid con más altibajos. El Barça llega en una situación favorable por la clasificación, pero es la ocasión para el Madrid de meterse en la pelea por la Liga», reflexionó Bernd Schuster. «Podríamos pensar que el Barça lo puede manejar mejor porque le vale hasta un empate, pero estos equipos están para hacer más daño», prosiguió el alemán. ¿Bale o Isco?: «Para decidir eso hay que estar en el día a día. Nosotros no tenemos toda la información porque no vemos a los chicos todos los días», subrayó el exjugador de Barcelona y Real Madrid. Ensalzó el alemán a Messi y Cristiano, que «son la vida de los dos equipos». 

Barça invicto

«Me recuerda al clásico de hace dos años en el Camp Nou, cuando el Barça podía hacer sangre y ganar más de media Liga y resulta que el Madrid venció y luchó hasta el final por el título. Si vence el Barça podremos recurrir al tópico de que queda mucho pero se me antoja una ventaja enorme», analizó, por su parte, Julio Salinas, exdelantero del Barça. «Al Madrid le veo muy bien, mucho mejor que al principio de temporada. Tiene un centro del campo asombroso, ha recuperado el olfato de Cristiano y viene de ganar el Mundialito. Pero también veo un Barça invicto,», desgranó el exdelantero vasco. 

«¿Jugador determinante? Siempre nos referimos a los goleadores, pero en el Barça puede ser Ter Stegen, que lleva un año espléndido. Y en el Madrid están Modric, Isco, Marcelo, que puede hacer sufrir mucho al Barça. ¿Keylor? Su situación es muy incómoda ya que hablan de Kepa para enero y Courtois para junio», explicó Salinas, que reconoció que el Barça «ha perdido mucho sin Neymar, aunque ha acertado con el fichaje de Paulinho, y alabó la «gran gestión» de grupos realizada por Zidane y Valverde.

El también exbarcelonista Miguel Angel Nadal hizo hincapié en el momento de la temporada en el que estamos: «Es extraño pensar que en diciembre se va a sentenciar el Madrid, pero es cierto que se juega más que el Barcelona. Estos partidos, además, te fortalecen o te pueden dejar una secuela importante. Sobre todo en este caso para el Madrid». 

Ambos en buen momento

Alfonso Pérez, que jugó en ambos equipos, resaltaba la enorme importancia para el conjunto blanco: «El Barça tiene un colchón de puntos y si el Real Madrid quiere pelear por la Liga, tiene que ganar el sábado». Para Luis Milla, exjugador también de ambos equipos cree que «el Barça no está siendo muy brillante pero sí muy práctico. Este año defienden mejor, tienen más equilibrio». 

También analizaron este duelo el exmadridista Rubén de la Red y el exazulgrana Gaizka Mendieta. «En los clásicos da igual cómo vengas o la clasificación. La clave es no cometer errores. Hay que intentar que el factor campo sea la diferencia y el Barça jugará con su ventaja de puntos. Viendo los partidos que está haciendo Messi, en este encuentro no será menos. En el Madrid, Cristiano es la referencia pero yo destacaría el bloque: Casemiro, Modric, Isco, Kroos, el centro del campo es clave en este equipo», comentó De la Red. «Son dos equipos que siempre salen a ganar, desde dentro el Barça sabe que queda mucho y que tiene una distancia importante. El Madrid juega en casa pero con la presión de ganar. Siempre es importante ganar para los de Zidane, pero más en un partido así», resumió Mendieta.

Vermaelen y Paulinho, dos debutantes

Ousmane Dembélé estaba llamado a ser la gran novedad del primer clásico de la Liga 2017-18, por lo que costó (105 millones más 40 en variables) y por ser el sustituto de Neymar. Se lo perderá por una lesión que está a punto de hacerle reaparecer. El Barça sí tendrá dos debutantes en clásicos: Vermaelen y Paulinho. Thomas Vermaelen, de 32 años, ha pasado en un mes de cuarto central con un pie fuera a compañero de Piqué en el eje de la zaga. Al belga le han ayudado las lesiones de Umtiti y de Mascherano, pero se ha ganado la confianza de Valverde con sus convincentes actuaciones. En su primera temporada en el Barça solo pudo disputar el último partido de Liga. La 2015-16 la inició mejor, pero tuvo que interrumpirla hasta en tres ocasiones por más lesiones y se quedó en 10 partidos de Liga. Y en la 2016-17 se fue cedido al Roma.

En cuanto a Paulinho (29 años), nadie nadie concibe un once en el Bernabéu sin él. El Barça pagó por él 40 millones de euros al Guangzhou. Centrocampista trotón, de presión y brega, pero con llegada, se ha ganado un puesto en la alineación aunque Valverde haya tenido que traicionar para ello el 4-3-3 y pasar a un 4-4-2. Ahora, 15 partidos de Liga después, con 6 goles, compenetrado con Messi y Suárez hasta para jugar de mediapunta, nadie duda de Paulinho.

En el Real Madrid no se esperan debutantes en clásicos. Dani Ceballos y Theo Hernández -igual que Deulofeu o Semedo en el caso del Barça- tuvieron minutos en la Supercopa de España. Vallejo o Mayoral tampoco parece que vayan a tener la oportunidad en esta ocasión. 

Valverde, ante la prueba de fuego de un Bernabéu que se le da mal

Este sábado tendrá la oportunidad de poner en duda la hegemonía que el Real Madrid insinuó con su exitosa última campaña

Dpa

Todo le va bien a Ernesto Valverde, el nuevo técnico del Barcelona, pero ahora se enfrenta a una prueba de fuego: demostrar que sabe cómo ganarle al Real Madrid de Zidane. El equipo azulgrana llegará al clásico con la oportunidad de tumbar a su gran enemigo. Parece el momento de poner en duda la hegemonía que el Real Madrid insinuó con su exitosa última campaña, pero para ello deberá mostrar más cosas de lo que enseñó en el precedente más próximo, la Supercopa de España, que el Real Madrid resolvió por un contundente resultado global de 5-1. Entonces, Valverde resultó señalado.

Aquel Real Madrid que parecía un vendaval luego no lo fue tanto. Y, al contrario, aquel Barcelona se transformó en algo muy concreto. «Lo que importa es el estilo, más que el esquema: tenemos que ser capaces de mantener esa forma de jugar, más allá de que juguemos con tres, cuatro o cinco defensas», avisó Valverde una vez comenzó la temporada. Y su teoría la llevó al campo. Durante todo este tiempo, el entrenador azulgrana demostró flexibilidad en sus planteamientos y usó diferentes dibujos. 

Un equipo rocoso

¿Y el estilo? Pues es el «estilo Valverde», que no necesariamente va unido al «estilo Barça», aquel del fútbol de toque y la paciencia con el balón. No enamora de momento con su juego, pero sí se trata de un equipo rocoso y concreto: define y su sistema defensivo es muy dañino para los contrarios. Así lo atestiguan los 42 goles a favor y 7 en contra en la Liga española.

Ahora, con el mejor plantel que Valverde haya entrenado jamás, le llega la ocasión de mejorar una pobre estadística personal ante el Real Madrid. En los 22 partidos que disputó como entrenador ante los blancos sumó cinco victorias, dos empates y 15 derrotas.

No gana al Real Madrid desde hace la temporada 2014-2015 y solo consiguió una victoria ante los blancos en los últimos 14 partidos. Sus equipos recibieron 48 goles y marcaron 24.

Clásicos en entornos tensos

Un Real Madrid-Barça delicado deportivamente y complicado desde el punto de vista político

El clásico del sábado en el Santiago Bernabéu en la Liga llegará apenas dos días después de las elecciones en Cataluña, con lo que se unirá a una serie de duelos del pasado teñidos de política. 

JUNIO DE 1943

El más oscuro

El ambiente era agobiante en la semifinal de la Copa del Rey, en aquel entonces, Copa del Generalísimo. Ganador 3-0 en la ida, el Barcelona se ve inexplicablemente goleado (11-1) en la vuelta en el campo del Real Madrid. Dada la controvertida situación de la posguerra española, algunos historiadores hablan de amenazas previas de la policía contra los jugadores barcelonistas, objeto después de insultos y lanzamiento de piedras.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La necesidad frente al temple