El campeón olímpico de piragüismo Cristian Toro y la yudoca María Bernabéu se convirtieron en los protagonistas de la gala de entrega de los Premios Deporte Galego 2016, celebrada ayer en le teatro Rosalía de Castro de A Coruña. En el cierre del acto el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo destacó la «capacidad de influencia en la sociedad» de referentes como los reconocidos esta vez, «el espejo donde se miran muchos jóvenes».

Feijoo hiló la práctica deportiva y los valores que enseñan los entrenamientos y la convivencia con otros atletas como un antídoto contra la violencia, especialmente la de género. En vísperas del derbi que se celebrará mañana en el estadio de Riazor, el presidente de la Xunta tiró de ironía. «Vamos a ganar», indicó sin profundizar sobre a qué equipo se refería, aunque en el pasado reconoció su simpatía deportivista. Un comentario desenfadado que, en todo caso, despertó las risas del público. «Galicia no va a perder este partido, al contrario, va a ganar este partido. Va a ser partido fantástico para poner en valor este buen nivel de fútbol en el que estamos en este momento», comentó el presidente de la Xunta sobre el Dépor-Celta que se celebra este sábado en A Coruña.

El acto del teatro Rosalía de Castro devolvió por unos instantes a los asistentes a los juegos de Río de Janeiro 2016 con la elección de los dos mejores deportistas gallegos de aquel año. Porque en Brasil se reivindicaron los dos principales galardonados en la gala. El palista Cristian Toro consiguió el mayor logro de su carrera, al convertirse en campeón olímpico de K2 200 junto a Saúl Craviotto. La yudoca María Bernabéu, nacida en Salamanca pero establecida desde hace años en Vigo, se quedó a las puertas del podio al perder el combate por la medalla de bronce contra la alemana Laura Vargas Koch. Llegó a pelear por la medalla, de la que tan solo le separó un combate antes de celebrar su diploma gracias a un quinto puesto en la categoría de 70 kilos.

Entre los premios principales, también destacó la triatleta Susana Rodríguez Gacio, que recibió el galardón en la categoría dedicada a los deportistas con diversidad funcional, del mismo modo que los también paralímpicos de Río David Mouriz Dopico y Agustín Alejos Alonso, baloncestistas en silla de ruedas.

El acto incluyó también guiños a la ciudad anfitriona, con los premios a los mejores equipos para el Club Halterofilia Coruña y el Hockey Club Liceo, el reconocimiento al Victoria por su trabajo de base y el aplauso a la levantadora Irene Blanco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cristian Toro y María Bernabéu, espejos para la juventud