Sondre Moen, los réditos de pasar 223 días al año en Kenia


El noruego Sondre Moen batió el récord de Europa de maratón en la Maratón de Fukuoka. El nuevo tope continental queda situado en 2h 05m 48s.

Lo que llama la atención de la marca del corredor noruego es que pasó de tener un registro por encima de las 2h 10m a ser el primer no africano en bajar de las 2.06 en una maratón que sirva para récords (Ryan Hall también bajó de 2:06 en Boston, pero es una prueba en línea en la que se sale de un punto y se llega a otro, con la ventaja que eso supone si pega viento de espalda si es favorable).

Moen fue un atleta que destacó desde muy joven y que con 15 años compaginaba el esquí de fondo con el atletismo. Sus resultados eran extraordinarios en ambas disciplinas pero acabó decantándose por el atletismo. Su trayectoria deportiva ha estado marcada por varias lesiones pero este año ha sobresalido enormemente, primero al bajar de la hora en la media maratón de Valencia y ahora por esta victoria en tierras niponas.

La mejoría de Moen se debe, según su técnico, a que se pasó 223 días del año entrenenando en Kenia. Con los mismos horarios, hábitos, comida, senderos de entrenenamiento, alimentación, etc, que los kenianos. Lo complicado es encontrar a un atleta europeo que apueste de manera tan clara por ir a vivir a Kenia y tener las ventajas del entrenenamiento en altitud y de un grupo de entrenamiento de nivel.

Es una vida monacal en la que te alejas de tus seres queridos para pasar a estar entrenenando y descansando, sin realizar otra actividad. En una localización en donde el simple hecho de encontrar un sitio donde comprar un helado se presume una tarea muy complicada.

Moen siguió los pasos de dos atletas neocelandeses, Jake y Zane Robertson. Estos dos hermanos gemelos, cuando contaban con tan solo 17 años, decidieron abandonar su país para ir a vivir y a entrenar a Kenia de manera permanente. Ambos han llegado a la élite mundial, lo que vendría a demostrar que la superioridad africana en el fondo mundial también tiene que ver con sus costumbres, altitud, modo de vida, grupos de entrenamiento grandes, etc y no solo de una superioridad genética.

Votación
0 votos
Comentarios

Sondre Moen, los réditos de pasar 223 días al año en Kenia