Lynn Hill: «La escalada es una historia de amor»

Mito e historia viva de su deportes, la mejor escaladora de todos los tiempos abrió el camino a otras mujers y estará en la Semana de la Montaña en A Coruña

.

La paz interior y la energía positiva generada por el mito de la escalada en las distancias cortas es difícilmente superable. Lynn Hill (Detroit, Estados Unidos, 1961) lleva tocando el cielo desde que se convirtió en la primera mujer que ascendió en estilo libre la vía The Nose en El Capitán en el valle de Yosemite. A ese hito le siguieron infinitas gestas, hasta convertirla en la mejor escaladora de todos los tiempos. Mañana ofrecerá una conferencia en el Paraninfo de la UDC con motivo la semana de la montaña que organizan AMI y Ártabros, en la que también estarán Edurne Pasabán, Arturo de Lombera, Javier Aradas Manuel Veiga y Xosé Otero.

-¿Qué expectativas tiene de su visita a Galicia?

-Lo más cerca que estuve es en Asturias, subiendo el Naranjo de Bulnes, así que tengo muchas ganas. Además, me encantará hablar de la evolución de la escalada, de la experiencia de subir por las rocas más profundas, de cómo otras mujeres han hecho historia y de lo que puede cambiar la percepción de la vida comenzar una escalada con un tiempo y que cambie de repente para complicarse el día. Y, sobre todo, de la libertad que da la escalada.

-Se le consideró la mejor escaladora en términos absolutos, sin diferencia de sexo. ¿Cree que usted ha contribuido a mejorar su deporte?

-Así lo creo. Recuerdo cuando me mudé de California a Nueva York para mejorar mi técnica, mi primera competición de escalada, la mudanza a Europa, Francia... y lo diferente que era a América. Ha pasado mucho tiempo.

-¿Es más fácil escalar ahora?

-Sucedieron dos cosas. Que en Europa se aumentó el potencial y el nivel (por eso vine, porque podía mejorar aquí) y la gente vio que era posible, de modo que buscó experiencias. Y que el propio deporte cambió, en cierta medida por Internet, la información disponible y la facilidad para viajar.

-¿Cómo se arregla uno para escalar en una esquina de España y sin montañas tan altas?

-Hay muy buenos escaladores en España, hay más calidad, sin necesidad de montañas gigantes. La escalada está creciendo al abrigo de los Juegos de Tokio 2020. En América experimentó mucho desarrollo y cada vez es más accesible.

-¿Percibe que ayudó a las mujeres a escalar o le aburre insistir?

-Eso ha cambiado. Lo conseguí yo, pero también muchas otras. Yo mostré el camino y ellas lo siguieron. Yo fui consiguiendo cosas, todas lo intentaron mucho y nunca se rindieron. Y las mentes han ido cambiando. No me aburre repetirlo, es muy importante.

-¿La escalada es más lucha contra la naturaleza o una historia de amor con ella?

-Si la enfocas bien, es más una historia de amor que una lucha. Posee la tensión de una pelea, es cierto. Y digamos que la roca no tiene sentimientos, el escalador busca el modo más sencillo para ascender y, para hacerlo, debe intentarlo duro. Pero, realmente, es necesario permanecer muy calmado, relajado y sentirse muy cerca de la roca. Yo soy más partidaria de la escalada natural, que pasa por no horadar más la roca y por respetarla más.

«La naturaleza es un lenguaje universal»

Lynn Hill transmite verdadera pasión por su modo de vida.

-Usted realizó otros deportes. ¿Por qué se decantó por la escalada?

-Anímicamente, la escalada es totalmente diferente a todo lo demás. No haces lo mismo que hacen otras personas, lo haces a tu manera, y la sensación de libertad es máxima.

-¿No le preocupa la seguridad?

-¿Económica o física? Si te refieres a la económica, no creo que nadie se dedique a la escalada por esa razón, por más que en mi caso haya podido competir, educar o ser imagen de marcas. Por otra parte, este es un deporte que hace que te comprometas mucho más con la gente en el buen sentido. Creo que, quizás por ello, este es un deporte en el que el dinero no te cambia la personalidad.

-¿Piensa que se le ha perdido el respeto y acabará siendo una actividad turística más?

-No lo creo. La evolución comercial generó la escalada indoor y a mí me parece bien para introducir a los niños y a los principiantes. Es mejor que nada. Y la escalada exterior en montañas puede permanecer para gente con otras inquietudes, ya más regulada, implica viajar... en América están bien desarrolladas ambas. Es bueno que haya ambas opciones para atraer a más gente.

-¿Su lugar favorito es una roca?

-Mmm... no tengo un lugar favorito. Hay gente a la que le atrae un lugar paisajísticamente impresionante..., pero yo prefiero otro tipo de lugares, que me puedan transmitir más sensaciones, por su historia previa, o porque ese día empleado en ese lugar ha sido enriquecedor, divertido...

-¿Esas sensaciones es lo que le queda de aquella niña que jugaba a escalar el mobiliario urbano?

-Sí, entre otras cosas. Hay muchas cosas que permanecen de aquella niña. Me sigue gustando mucho viajar. La escalada no es una actividad para mí, forma parte de mi vida.

-¿Lo es todo en su vida?

-Tampoco es eso. En mi mundo, no todo tiene que ver con la escalada. Por ejemplo, mi hijo no la practica, y podría ser un perfecto escalador. Prefiere otros deportes, como skateboarding, BMX...

-En todo caso, deportes con cierto matiz de inconformismo y libertad.

-Totalmente. Yo siento lo mismo. Aburrimiento de la vida convencional y necesidad de apertura mental. La naturaleza es un lenguaje universal, con reglas universales. No sientes límites. Lo que sientes el libertad. Se trata de gente unida, mucho más por su personalidad que por algo material.

Votación
8 votos
Comentarios

Lynn Hill: «La escalada es una historia de amor»