Rodrigo Germade: «De niño soñaba con ser Jacques Cousteau»

DEPORTES

Proyecto de abogado, sintió miedo en su primer día en piragua y dudó en retirarse después de Río

07 ago 2021 . Actualizado a las 01:17 h.

El agua marca el pulso de Rodrigo Germade (Cangas, 1990). Por su origen, su trabajo, sus sueños... Aunque entrena en Madrid desde hace una década. El esfuerzo se lo recompensó el título de campeón del Mundo de K2 500 el pasado agosto. Proyecto de abogado, recuerda nítida la escena de su primer día sobre una piragua, cuando tenía «7 u 8 años». «Tengo la imagen en la rampa del puerto de Cangas. Allí, al ser el acceso más fácil, era donde subían a los niños en los kayaks. Lo normal era caerse e ir nadando de vuelta. Tengo la imagen de ir alejándome, ver el agua cada vez más oscura y sentir miedo».

-Pero no se bajó más.

-No. La primera experiencia no fue la leche. Me agradó y repetí. Me gusta intentar algo hasta que me sale bien; soy obsesivo. Como aprender a andar bien en bici: te caes y sigues hasta conseguirlo. «Mientras no vaya hasta donde llegan los mayores no lo voy a dejar». Mi objetivo era dominar la piragua, disfrutar y pasear por el muelle. Al principio volcaba todos los días. Lo natural si eres pequeño.

-¿Cuándo empieza a ver que es mejor que el resto?

-A partir de alevín. Un entrenador me quiso enganchar y con 10 años me llevaba a competiciones de niños mayores de forma ilegal, con la ficha de otro de más edad, para poder competir. Ahí vi que le ganaba a muchos chavales mayores y me enganché.