Un 5% de subida cada bienio y jubilados con el 100 % del sueldo para toda la vida

Los trabajadores de la federación han llegado a gozar de grandes pero insostenibles privilegios


Redacción / La Voz

Ser trabajador de la Real Federación Española de Fútbol no era cualquier cosa. Villar ha sido extremadamente generoso con el dinero del fútbol, hasta el punto de construir un monstruo plagado de trabajadores no siempre cualificados, pero con sueldos de incluso más de cien mil euros anuales. Pero es que además las condiciones y privilegios que se han producido en la RFEF son inimaginables en cualquier empresa o sector.

A principios de la década del 2000, los trabajadores federativos gozaban de 17 pagas y media, algo que el ex secretario general Jorge Pérez acabó normalizando para dejarlas en 14. Pero lo más llamativo quizá sea la especie de complemento de pensiones. Esto significaba que aquellos trabajadores que se jubilaban seguirían cobrando el cien por cien de sus salarios. El Estado les pagaría lo correspondiente según lo cotizado y el resto lo aportaría la Federación. Y así siempre, hasta el fallecimiento de la persona beneficiaria.

Esto acarreó un aumento considerable de los gastos de personal de la federación. Hubo un momento en el que asesores externos llegaron a decir a la RFEF que llegaría el día en el que se dedicaría más dinero al pago de los trabajadores jubilados que a los que estaban trabajando. Esto obligó a trazar un plan, que fue dirigido por Jorge Pérez, por el que se compró a los empleados la expectativa de cobro y se les pagó en cuatro años. Fue un gasto importante a realizar, acordado con los trabajadores, pero de esta forma se consiguió liberar a la RFEF de cara al futuro.

Otro aspecto que lastra la economía federativa son los altos salarios. Y es que la federación ha vivido ajena a cualquier crisis. Cada bienio significaba un aumento de sueldo del cinco por ciento. Con lo que aquellos empleados que acumulan muchos años bajo la nómina de la federación han ido viendo incrementadas sus retribuciones de forma exponencial. Por ello es normal ver a auxiliares administrativos con sueldos que en algunas empresas serían de directivos.

Otro aspecto en el que en la RFEF han ido dando marcha atrás es el de los viajes. No hace mucho que todos o la gran mayoría de ellos se hacían en clase business. Hoy en día se han ido racionalizando los viajes ordinarios de los empleados.

Además, Villar ha hecho un uso cuando menos generoso del dinero de la caja federativa. Todo por tener contentos a aquellos que le han sostenido en el poder durante años. Así, ha tenido tradicionalmente muchos detalles con los miembros de la junta directiva, especialmente por Navidad. Todos eran invitados a la comida navideña, donde puede llegar a haber cerca de medio millar de personas. Aunque en los últimos años se ha reducido a un cóctel. A todos los presentes, igualmente, se les hacía entrega de un pequeño obsequio. Al margen de ello, Villar agasajaba a los directivos con una cesta de Navidad, con pocos productos, pero selectos. Todos reciben un jamón de calidad, un queso exquisito y un par de botellas de vino caro. Pero por Navidad suele haber más detalles. Los miembros de la junta han recibido en sus casas en los últimos años un teléfono móvil, una minicadena musical, un ebook o unos gemelos. Estos obsequios no se limitan a los miembros de la junta directiva. Se dan casos de destacados personajes del fútbol que también los han recibido. Todo ello a discreción de un Villar que ha dirigido la federación como si de su cortijo se tratara.

Pagos clandestinos a colaboradores veteranos 

El dinero de la Real Federación Española de Fútbol no solo se iba a través de las nóminas infladas. Villar pagaba colaboraciones a su libre albedrío, siendo alguna de ellas muy llamativa. Por ejemplo, está la de Adolfo Gil de la Serna, una persona de 88 años que ya en su día fue tesorero en la federación en la etapa en la que Pablo Porta era el presidente. En el sumario de la operación Soule hay dedicadas unas líneas para él. Según las grabaciones de la UCO, se desprende que De la Serna era asesor de Villar y que por ello cobraba una cantidad de dinero. Según los investigadores, entre el año 2009 y el 2015 habría ingresado de la RFEF una cantidad cercana a los 150.000 euros, a una media de más de 20.000 euros al año. 

Además, en las escuchas telefónicas quedaba claro que a Villar esta información no le interesaba que trascendiera.

Conversación

Así se lo hizo ver a Paula, la hija de De la Serna. Este es un extracto de la conversación mantenida por ella con el presidente.

-Villar: «Creo que lo mejor para la familia es que no diga nada, porque en este país hay mucho hijo puta y eso... ¿de acuerdo?»

-Paula: «De acuerdo, sí, sí sí te he entendido perfectamente, hay mucho hijo puta y desde luego se creen que, que se está llevando lo que no debe».

-Villar: «Correcto, por lo tanto calladitos todos. ¿De acuerdo?

-Paula: «Todos calladitos, efectivamente, ahí llevas toda la razón del mundo, no, yo era porque él se sintiera como cuando te dije lo de hacerle...»

-Villar: «Darle la gasolina, pues la gasolina yo le voy a dar, y le voy a decir que me venga a visitar porque quiero hablar con él y consultarle alguna cosa, y eso para un hombre de la edad de tu padre es gasolina».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Un 5% de subida cada bienio y jubilados con el 100 % del sueldo para toda la vida