Muescas y rivalidades


Los premios individuales en deportes colectivos siempre tienen algo de trampa, porque suelen ir unidos. Las excepciones son escasas y, dolorosamente, una de ellas es la que enlaza con el Mundial de Sudáfrica.

Esta vez no hubo sorpresa y Cristiano Ronaldo, que desempeñó un papel decisivo en las conquistas de la Liga y la Champions, añade otra muesca a su currículo. La voracidad le acompaña siempre y le ha sumado goles que valen doble en las citas decisivas.

El mayor mérito de sus logros personales remite a la rivalidad con Messi. Lo mismo que se podría decir con Nadal y Federer.

El portugués y el argentino se significan por su profesionalidad dentro y fuera de la cancha. No se les recuerdan escapadas, renuncios ni incorporaciones tardías por problemas en los vuelos. Están en todos los partidos y con todas las consecuencias, los días de fiesta y los de trámite. Uno hace más grande al otro y viceversa.

Son distintos y alimentan un debate interminable entre los seguidores, muchos de ellos empeñados en horadar y comparar la trayectoria del uno con la del otro. Curiosamente, entre los aficionados al tenis no se vive la rivalidad entre Nadal y Federer con ese cainismo. Antes al contrario, prevalece la admiración y el reconocimiento, también entre los deportistas. Probablemente sea el caso entre Ronaldo y Messi, pero es difícil precisarlo porque hablan poco. El argentino, apenas, por no decir nada. El luso, algo más, a menudo para vanagloriarse. Se manejan mejor con el balón que con la palabra.

La principal amenaza a la dictadura que vienen ejerciendo el madridista y el barcelonista llega a través de Neymar, que precisamente optó por cambiar de aires en busca de más dinero y menos competencia, para liberarse de la sombra de Messi y reivindicarse. En el césped va por el mismo camino. En el día a día, la compañía de ese séquito de amigos conocidos como los Toiss invita a dudar. Fútbol y fiesta mezclan mal.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Muescas y rivalidades