Joan Mir, un piloto diferente a los demás

Rompe el modelo de los últimos dominadores españoles con una carrera tardía y alejada de los focos


COLPISA

Tras su gran victoria en el Gran Premio de Australia y proclamarse campeón del mundo de moto3, Joan Mir (Palma de Mallorca, 1997) no cumple los cánones de la última hornada de dominadores españoles. No es un Marc Márquez, un Dani Pedrosa o un Jorge Lorenzo, brillantes casi desde que llevaban pañales, protagonistas de carreras regidas con mano firme por mentores como Alberto Puig, Emilio Alzamora o Dani Amatriain, con los pasos muy marcados, un buen apoyo de marcas oficiales o patrocinadores, y cuya llegada al mundial ya estuvo rodeada de grandes expectativas. El de Mir ha sido un camino distinto, con unos inicios tardíos y un recorrido en el que se ha visto obligado a pegar un par de golpes sobre la mesa.

Tras un paso sin brillo por la academia del gallego Chicho Lorenzo, padre del pentacampeón mallorquín, se inició de manera tardía en la competición, a los diez años. En el 2013 entró por fin en la Red Bull Rookies Cup, una competición de promoción de moto3 de KTM que disputa sus pruebas en paralelo a la mayoría de los grandes premios del Mundial. En el primer año finalizó noveno, pero en el segundo fue subcampeón. Mir recaló entonces en el Campeonato de España, que suele ser el último peldaño previo a entrar en la máxima competición, para defender los colores del Leopard Racing, la escudería con la que ha acabado siendo campeón y que ya se había llevado al título en el 2015 a Danny Kent. El español dio entonces dos golpes en la mesa.

En la prueba de Le Mans protagonizó una espectacular remontada: salió 27.º y se colocó primero después de ocho vueltas, aunque su exceso de ganas le llevó al suelo y terminó llorando en el box. Fue toda una exhibición en una moto poco competitiva.

Ese mismo año llegó la segunda carta de presentación. Su equipo le llevó a Phillip Island para sustituir al lesionado Hiroki Ono. En un circuito desconocido y con una moto diferente partió decimoquinto de la parrilla, a solo un segundo de Kent, que a su vez le había metido más de tres décimas al segundo clasificado. En carrera se dejó ver en cabeza, llegó a rodar sexto, aunque otra vez se cayó. Pero dejó claro que estaba maduro para dar el salto al Mundial. El pasado año se estrenó a lo grande, pole y victoria en Austria, antes de nuevos podios en Misano y Valencia.

Madurez

Así llegó a esta temporada, con la vitola de ser uno de los favoritos al título... y cumplió con creces. Aprendió a gestionar las carreras, desterró sus faltas de precipitación y, desde muy pronto, asumió que este tenía que ser su año. Dos victorias en las dos primeras carreras dejaron muy claro quién es el jefe de Moto3, un dominio que extendió (nueve triunfos al final) hasta cerrar el título número 47 de la historia del motociclismo español, el tercero en los seis años que la categoría se denomina moto3.

El decimonoveno campeón nacido en España no viene de una familia de tradición motera, por más que Joan Perelló, primo de su padre, disputase el Mundial del 2011 en 125 c.?c. sin mucha fortuna. La siguiente etapa de Mir será la de Moto2, como compañero de Álex Márquez en el mejor equipo de la categoría, el Marc VDS. Ahora no necesitará dar más golpes en la mesa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Joan Mir, un piloto diferente a los demás