Trump se enemista con el deporte

En cuatro días, el presidente de EE. UU. pide el boicot a la NFL y niega la recepción a los campeones de la NBA


Donal Trump no se lleva demasiado bien con el deporte. Su campaña electoral ya desató las críticas desde amplios sectores de la NBA y en los últimos días se ha enfrentado a la estrella de los Golden State Warrios, Stephen Curry. Ayer, Donald Trump dio un paso más al instar a los aficionados norteamericanos a boicotear los partidos de la liga de fútbol americano (NFL) para presionar para que se suspenda o despida a los jugadores que muestren falta de respeto por el himno nacional estadounidense.

La última salva de tuits de Trump es una nueva escalada en la guerra retórica con algunas de las mayores estrellas del deporte que han protestado durante la ejecución del himno en protesta por la discriminación policial contra los negros.

«Despido o suspensión»

«Si los fans de la NFL se niegan a asistir a los partidos hasta que los jugadores dejen de faltarle el respeto a nuestro Flag and Country verán que rápidamente se producirán cambios. ¡Despido o suspensión!», exigió el mandatario.

«La asistencia y los rátings de la NFL están bajando. Partidos aburridos, sí, pero muchos se alejan porque aman a nuestro país. La Liga debería respaldar a Estados Unidos», añadió Donald Trumpn en una escalada bélica con las principales ligas del deporte estadounidense -fútbol americano, baloncesto y béisbol-, a varias de cuyas estrellas -fundamentalmente negros- calificó el viernes durante un acto republicano en Alabama de «hijos de puta» por arrodillarse o sentarse durante la ejecución del himno. «Es una total falta de respeto a nuestra tradición. Es una total falta de respeto a todo lo que representamos», afirmó el mandatario.

El pasado año, el afroamericano Colin Kaepernick (entonces jugador de los San Francisco 49ers) no se levantó al sonar el himno nacional antes de un partido. «No me voy a levantar para mostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a la gente negra y de color», explicó. Desde entonces, algunos jugadores se arrodillan durante el himno para protestar contra el trato injusto que reciben algunas minorías del país, según consideran. En particular, rechazan la violencia policial contra ciudadanos negros.

LeBron James: «Ir a la Casa Blanca era un placer hasta que llegó usted»

El sábado Donald Trump tuvo su enésimo choque con el baloncesto profesional al retirar una invitación para visitar la Casa Blanca a Stephen Curry, estrella de la liga NBA que juega en los Golden State Warriors. Curry había admitido que no quería que su equipo visitase la residencia presidencial, como es tradicional, para celebrar el título de la NBA logrado la temporada pasada, en protesta contra el mandatario.

Tras la andanada de Trump, la entidad confirmó que no acudirá a la Casa Blanca y dijo que aprovecharía su viaje a Washington, previsto en febrero próximo, para celebrar «la igualdad, la diversidad y la inclusión». Curry recibió mensajes de apoyo de otras estrellas de la NBA, como Lebron James, de los Cleveland Cavaliers, que perdieron la final de liga ante los Golden State Warriors la pasada temporada. En su cuenta de Twitter, James -muy crítico con el presidente- llamó a Trump «holgazán» y le espetó: «¡Ir a la Casa Blanca era un placer hasta que llegó usted!».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Trump se enemista con el deporte