Jake LaMotta, una figura única dentro y fuera del cuadrilátero

Muere a los 95 años el boxeador que inspiró la película «Toro Salvaje»


Redacción

Jake LaMotta, el campeón de boxeo cuyas memorias inspiraron la película de 1980 Toro Salvaje (Raging Bull) dirigida por Martin Scorsese y protagoniza por Robert De Niro ha muerto a los 95 años.

La hija de LaMotta, Christi, confirmó el fallecimiento de su padre en mensaje de Facebook. «Descansa en un estallido de paz», terminaba el escrito con el que la hija del campeón confirmaba que las noticias publicadas por los diferentes medios sobre la muerte de Jake LaMotta no eran falsas. La esposa de LaMotta reveló a la web TMZ el boxeador de finales «murió en un hogar de ancianos debido a las complicaciones de la neumonía».

LaMotta nació en el Bronx el 10 de julio de 1922 en el seno de una familia de inmigrantes italianos. Se convirtió en boxeador profesional a los 19 años, y luchó la mayor parte de su carrera como un peso medio. Célebre fue su gran rivalidad con Sugar Ray Robinson, que llevó al ring en una serie de seis peleas, de las cuales LaMotta únicamente ganó una. Sin embargo, ganó el título mundial de peso mediano en 1949, derrotando a Marcel Cerdan. LaMotta ganó el apodo de Toro Salvaje por su áspero y agresivo estilo de pelea.

Después de retirarse del ring, LaMotta probó suerte como cómico, actor y gerente de bar. Sus créditos incluyen el papel de camarero en la película de 1961 El buscavidas, protagonizada por Paul Newman y Jackie Gleason.

En 1970, Jake LaMotta escribió sus memorias. Un libro titulado Raging Bull: My Story, que serviría de inspiración para el largometraje que diez años después dirigiría Martin Scorsese. Uno de los filmes de boxeo más aplaudidos que ganó dos premios Oscar, mejor actor protagonista para Robert De Niro y mejor montaje. El filme estuvo nominado para otros seis premios, incluyendo mejor película y mejor director.

Entre las victorias más notables sobresalen sin discusión la que alcanzó ante Robinson, a quien le quitó el invicto el 5 de febrero de 1943, le ganó a Cerdán, Fritzie Zivic, y perdió ante Billy Fox en un combate en el que se le acusó de haberlo arreglado. Pero en las 106 peleas que protagonizó como profesional de 13 años, solo fue dejado nocáut en dos ocasiones.

Quizá la redención de LaMotta llegó después del sufrimiento, abajo del cuadrilátero, y con los golpes que otros fingieron intercambiar en el cine. Aunque, está claro, su vida, hasta el fin de sus días, fue de película. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Jake LaMotta, una figura única dentro y fuera del cuadrilátero