El Chacho y Ricky marcan el camino

España supera a la anfitriona Turquía y se cita con Alemania en cuartos


La campeona de Europa apagó el infierno turco. España aprobó la prueba más dura a la que le ha sometido hasta ahora el Europeo para alcanzar los cuartos de final. Superó a Turquía, un rival empujado por catorce mil apasionadas gargantas, consciente de su inferioridad, pero que solo bajó los brazos a menos de dos minutos para el final, cuando Ricky Rubio anotó un par de triples y dos tiros libres casi consecutivos para ampliar la renta a los 14 puntos (68-54). Solo entonces pudo respirar el grupo de Scariolo, que, sin brillar en exceso, nunca volvió la cara al encuentro ni se arrugó ante un ambiente hostil y un rival dispuesto a todo para poner en apuros a la que sigue siendo gran favorita para el título.

Tan malacostumbrados nos tiene este equipo que todo lo que no sea resolver los partidos por la vía rápida o en el descanso supone un sufrimiento o parece invitar a las dudas. Incluso, en duelos como el de ayer, en el que el equipo español nunca perdió la delantera tras un primer cuarto (19-10) que no parecía aventurar más dificultades que descifrar hasta donde llegaría el amor propio de una Turquía obligada por la grada.

Reaccionó Turquía, con esfuerzo, de la mano de Korkmaz y sembrando el choque de pequeñas trampas. A España le faltaba acierto exterior (3 de 14 triples hasta el descanso) para rematar la faena y tampoco era incapaz de transformar la superioridad y el respeto que provocan los hermanos Gasol.

Al límite del reglamento, con mucha dureza, arriesgando en la defensa sobre Pau Gasol con un pequeño -Osman-, los turcos llegaron vivos al descanso (33-25) y resistieron todo el tercer cuarto (49-43). Pero a la Turquía actual, aunque capaz de provocar la incomodidad en el juego español durante tres cuartos, no le llega para poner en apuros reales a la campeona de Europa, por más que esta haya perdido por el camino a Abrines y se vea obligada a recurrir al uso de dos bases en pista o a colocar al pequeño de los Hernangómez de cuatro. El Chacho -nueve asistencias- puso sentido al juego y Ricky remató la faena después de recuperar el equilibrio y la superioridad con Juancho en la cancha.

Tiene tantos argumentos y seguridad en si misma España que no es necesario que los Gasol estén excesivamente brillantes. A veces, como ayer, basta con su imponente presencia para que otros resuelvan. Una prueba antes de afrontar a la emergente nueva Alemania en cuartos, el camino que conduce una vez más al podio. 

Ficha técnica:

73 - España (19+14+16+24): Pau Gasol (11), Rubio (15), Marc Gasol (10), San Emeterio (4) y Navarro (8) -equipo inicial-, Rodríguez (11), Willy Hernangómez (2), Sastre (2), Oriola (2) y Juancho Hernangómez (8).

56 - Turquía (10+15+18+13): Osman (8), Erden (6), Mahmutoglu (10), Sanli (4) y Sipahi (2) -equipo inicial-, Veyseloglu (4), Balbay, Guler (2), Hersek, Aldemir, Korkmaz (20) y Koksal.

Árbitros: Cristiano Maranho (BRA), Takaki Kato (JAP) y Tomas Jasevivius (LIT). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a los octavos de final del Europeo 2017 disputado en el Sinan Erden de Estambul ante 9.934 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Chacho y Ricky marcan el camino