El hito de dos amos del tenis mundial

España liderará el lunes la ATP y la WTA con Nadal y Garbiñe, un logro inédito de un país desde el 2003


Redacción / La Voz

Uno acabó el 2015 preguntándose en la soledad de su habitación de hotel por qué le atacaba la ansiedad. Otra llegó a perder en los últimos meses contra tres rivales más allá del puesto 70 de la WTA. Pero tanto Rafa Nadal (Manacor, 1986) como Garbiñe Muguruza (Caracas, 1993) se levantan cada cierto tiempo gracias a su capacidad para reinventarse. Tan parecidos por su talento, tan diferentes por sus condiciones. El lunes coincidirán como los dos amos del tenis mundial. Ningún país había mandado al mismo tiempo al frente de los ránkings masculinos y femeninos desde el 2003. Un logro todavía inédito para potencias como Francia, Australia y el Reino Unido.

«En cada cumpleaños, cada vez que soplaba las velas, el deseo siempre era el mismo: ser la mejor. Y ahora ha llegado», explicó Garbiñe en un vídeo en cuanto se consumó su ascenso a la cumbre. Fue a media tarde del miércoles. El US Open se había descorchado con cuatro candidatas al número uno mundial. Y las derrotas de Halep primero, Svitolina después y Pliskova por último, convirtieron en líder a la tenista hispanovenezolana, que había perdido en octavos frente a Kvitova. Nunca antes había liderado el tenis mundial Muguruza, valiente, agresiva, completa, y también inestable, airada y directa en los malos momentos, incluso cuando los micrófonos captan sus diálogos con su entrenador, Sam Sumyk, en los descansos de algunos torneos. Si deja atrás esa irascibilidad, el liderato del tenis mundial será una anécdota y marcará una época, tal como apuntan todos los analistas.

Nadal no dependía de tantos jugadores para mantener su número uno del mundo en cuanto terminase el último grand slam del año. Pero el otro candidato era un tal Roger Federer. Ya en la madrugada de ayer en España, el suizo perdió ante Juan Martín del Potro por 6-4, 3-6, 7-6 y 6-4 y confirmó la permanencia del español al frente del ránking durante otra semana más. La mentalidad de Nadal para aferrarse a la cumbre se da por descontada. Será su físico el que dicte cuánto se prolonga su permanencia al frente del ránking mundial. Se aupó al número uno por primera vez en agosto del 2008, lo recuperó en un par de ocasiones y hace 20 días lo alcanzó por cuarta vez.

Nadal y Muguruza, la pareja de mixtos que el maratón de partidos de Rafa frustró en los Juegos de Río, dan a España los dos lideratos del tenis mundial. Ningún país acaparaba los dos números uno desde hace más de una década. Los anteriores casos los protagonizó el norteamericano Andre Agassi junto a Serena Williams (2003) y Lindsay Davenport (1998). Como habían hecho durante unas semanas los alemanes Steffi Graf y Boris Becker en 1991. O como se habían alternado, en diferentes combinaciones, los estadounidenses Jimmy Connors y John McEnroe con Chris Evert, Martina Navratilova y Tracy Austin en los años 80.

El número uno mundial otorga un prestigio todavía mayor cuando se produce a final de temporada. Tanto Nadal como Muguruza afrontan un escenario favorable para conseguirlo. Para calibrar sus opciones, hay que acudir a la clasificación que solo computa este 2017. El mallorquín manda con 7.365 puntos, por los 7.145 de Federer y los 4.175 de Zverev.

La hispanovenezolana suma 5.068, con un margen amplio respecto a Simona Halep (5.015), Elina Svitolina (4.575) y Karolina Pliskova (4.367).

Quinto español número 1

El tenis español tiene en Muguruza a su quinto número uno, después de Arantxa Sánchez Vicario (1994), Carlos Moyá (1999), Juan Carlos Ferrero (2003) y el propio Nadal (2008).

Mismo sueño, roles diferentes

Fernando Rey Tapias

Del Potro-Nadal parece una final anticipada, mientras que Carreño y Anderson tuvieron una lenta maduración

Nadal-Del Potro (Eurosport, 00.00) y Anderson-Carreño (22.00), semifinales del US Open. La primera podría entrar en los pronósticos antes del torneo. Ambos saben lo que es ganar en Nueva York y a nadie le puede extrañar verlos en la penúltima ronda. Otro caso bien distinto es la segunda. Pocas veces se ha visto un cuadro tan descompensado en un grand slam. Por la parte de arriba, tres excampeones como Nadal, Federer y Del Potro, y aspirantes como Dimitrov, Thiem o Kyrgios, mientras que por la parte baja, con la retirada de Murray ya con el sorteo realizado, ofrecía una gran oportunidad a Zverev y a Cilic. Las inesperadas derrotas del alemán frente a Coric y de Cilic ante Schwartzman abieron el camino, para que dos jugadores que no eran cabezas de serie puedan disputarse una plaza en su primera final de un major.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El hito de dos amos del tenis mundial