El gallego que modeló a Garbiñe

El vigués Alberto López entrenó a Muguruza de los 13 a los 18 años, una etapa clave para formar a la tenista del momento


Cuando Garbiñe Muguruza pisó por primera vez Roland Garros para jugar el torneo júnior, Alberto López Núñez (Vigo, 1976) estaba a su lado. También cuando consiguió sus primeros puntos internacionales en dos modestos torneos en Turquía. Y en cada paso de su evolución en seis años decisivos. Porque el entrenador gallego modeló su carrera del 2005 al 2011. Tomó las riendas de una niña de 13 años y la dejó cuando ya era mayor de edad. Sus caminos se separaron cuando su tenis ya apuntaba a estrella, tan solo unas semanas antes de su primera gran explosión a ojos del mundo del tenis. Cuando alcanzó los octavos de final de Miami 2012 después de eliminar a Vera Zvonareva (séptima de la WTA) y Flavia Pennetta (26).

Desde Venezuela Garbiñe aterrizó en Barcelona siguiendo el sueño de ser tenistas de sus hermanos. Y también se integró en la academia de Sergi y Lluís Bruguera. Lo primero que llamó la atención de la cría fue su ambición. «Desde muy pequeña siempre se le veía facilidad y talento para evolucionar, pero sobre todo una inmensa y tremenda competitividad. En todo momento quería jugar los mejores torneos, competir en las pistas más grandes, y cuanto más importante era la cita, más se crecía. Jugadora de grandes escenarios», explica Alberto López. «El carácter competitivo es algo que siempre ha tenido desde sus inicios. Le encanta ganar, y cuanto más importante es el partido, la situación y el escenario, más se crece», añade.

Así que la niña Garbiñe fue derribando barreras en todos los aspectos. «Al principio técnicos, después emocionales y tácticos y al final mentales», relata el entrenador vigués. Su evolución incluyó el trabajo con especialistas del aspecto mental. «El psicólogo deportivo es positivo y aconsejable, ya que te ayuda mucho en cuanto a rutinas y controles emocionales. En su caso, ella tenía el respaldo de una familia muy centrada que le inculcó muy buenos valores y le ayudó primordialmente a madurar de la manera correcta», razona López.

Con 15 años, llegó un modesto pero simbólico espaldarazo internacional para Garbiñe. «Fueron sus dos primeros ITF de 10.000 dólares en los que consiguió sus primeros puntos, haciendo semifinales en uno y final en otro. Fue entonces cuando empezó a ver de alguna manera más clara que allí comenzaba una más que posible larga y fructífera carrera, así como exitosa, tal y como está sucediendo», recuerda el vigués.

López guio los pasos de Muguruza hasta que Alejo Mancisidor tomó el relevo, hasta otro cambio en el 2015, poco después de ser finalista en Wimbledon. Luego Garbiñe eligió al francés Sam Sumyk para su banquillo, con el que continúa, pese a los reproches que desnudan los micrófonos durante los descansos de algunos partidos. «Cuanto mayor es la situación, el ránking, la defensa de los puntos, los objetivos... Suele convertirse en presiones añadidas que en algún momento te pueden jugar alguna mala pasada, pero queda ahí y no hay que darle más importancia de la que tiene, son gajes del oficio», entiende López sobre esas discusiones con Sumyk.

«Estoy seguro de que seguirá evolucionando»

Para Alberto López, un tenista no deja nunca de mejorar. Por eso, aunque Garbiñe siempre exhibió un repertorio completo, entiende que incorporará nuevos recursos. «Ella siempre ha tenido mucho talento, aunque sin trabajo es difícil mejorar. A lo largo de todos estos años ha ido siempre evolucionando, y estoy seguro de que lo seguirá haciendo. El tenista es siempre una evolución completa, como podemos ver en ejemplos tan claros como Roger Federer o Rafa Nadal. Los quizá dos mejores jugadores de la historia del tenis, y que cada año nos demuestran como siguen trabajando duro y evolucionando y mejorando su juego en diversos aspectos», considera el técnico vigués.

En el 2011 su camino y el de Muguruza se separaron. «Todo iba muy bien durante todos los años que hemos trabajado juntos, siempre evolucionado tanto tenísticamente como en el ránking. Simplemente fue una decisión de mutuo acuerdo, hablada y consensuada. Siempre he tenido una gran relación tanto con ella como con su familia, como así sigue siendo y a los que les deseo lo mejor y los mayores éxitos.

Alberto López jugó a un notable nivel en Vigo, donde después trabajó como entrenador de la Federación Gallega de Tenis. Hasta que se incorporó a la Bruguera Academy de Barcelona hace 14 años. Centrado en el apartado de alta competición, ha trabajado con Arantxa Parra (52 WTA), María Antonia Sánchez (36), Romina Oprandi (60), Marsel Ilhan (77 ATP) y Marius Copil (80), y ahora se centra en labores organizativas.

Garbiñe Muguruza dice adiós al Abierto de Estados Unidos

DPA
Garbiñe Muguruza, en el partido que supuso su eliminacion del Abierto de Estados Unidos
Garbiñe Muguruza, en el partido que supuso su eliminacion del Abierto de Estados Unidos

La tenista española, que aspiraba a convertirse en número uno del mundo, perdió ante la checa Petra Kvitova en octavos de final

Garbiñe Muguruza ha caído en los octavos de final del Abierto de tenis de Estados Unidos al perder ante la checa Petra Kvitova por 7-6 (7-3) y 6-3.

Muguruza, tercera favorita del torneo, se encontró con una inspirada rival que la atacó siempre y que la obligó a adoptar casi todo el tiempo una postura defensiva en la hora y 46 minutos que duró el encuentro.

La checa, doble campeona de Wimbledon y décimotercera preclasificada en Nueva York, mostró mucho temple para remontar un 4-1 en el set inicial y no le tembló el pulso para cerrar el partido, a pesar de que Muguruza levantó primero un match point con su servicio y luego generó tres ocasiones de break sobre el saque de su rival en el juego que acabó siendo decisivo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El gallego que modeló a Garbiñe