El verano americano de Pablo Ferreiro

El base del Leyma se entrenó tres semanas en Miami y compartió partidos con algunos exjugadores de la NBA

a. c.

El verano se acaba y los equipos de la LEB Oro vuelven a la rutina de entrenamientos para preparar la próxima temporada que comenzará el 29 de septiembre. Los jugadores llegan con las pilas cargadas después de tomarse unos meses de descanso. Pero no todos se han relajado durante las vacaciones, los hay que han preferido aprovecharlas para seguir entrenándose y así llegar al máximo nivel al inicio de la campaña. Es el caso del joven base del Leyma Coruña, Pablo Ferreiro, que viajó a Miami para no perder el ritmo.

El lucense, de diecinueve años, dejó el Estudiantes de Lugo, dónde pasó su etapa adolescente, para debutar como profesional en el club coruñés. Este año afronta su segunda temporada en el Leyma, en la que tiene como objetivo ganar más minutos y jugar lo máximo posible.

Por ello, Pablo Ferreiro no dudó en aprovechar las vacaciones viajando a Miami para seguir formándose como jugador y entrenarse con su excompañero y amigo, Dago Peña, uno de los jugadores determinantes del Leyma hasta que se marchó en enero al filial del Barcelona y que dará este año el salto a la ACB con el Estudiantes.

Tres semanas completas y con entrenamientos diarios a las siete de la mañana en el Thunder Gym de Miami. Puede que no parezca el mejor plan para pasar la época estival, pero el lucense no duda en decir que fue una gran experiencia en la que tuvo la oportunidad de entrenarse con otros grandes del baloncesto como Iván Almonte y Juan Tello, pívot colombiano que jugó tanto en la LEB Oro como en la ACB y que ahora está en Turquía.

Pero no solo eso, Pablo también tuvo la ocasión de medirse en algún que otro partido a exjugadores de la NBA como Carlos Boozer, que estuvo en los Cavaliers y los Chicago Bulls, o Carlos Arroyo, que llegó a vestir la camiseta de hasta siete equipos profesionales americanos, entre ellos Miami Heat y Celtics.

«Te hace mejorar»

«El entrenarte con jugadores de mayor nivel es lo que te hace mejorar, si no te acabas acomodando», comenta sobre la experiencia vivida. Pablo Ferreiro es aún muy joven pero tiene grandes sueños y aspiraciones como la de llegar a debutar y jugar en la ACB. Tiene claro que el compromiso y el trabajo duro son muy importantes para llegar a donde uno quiere y que este tipo de oportunidades sirven para crecer como jugador y medirse a uno mismo para luego cumplir los objetivos tanto individuales como del equipo.

Ahora, ya en A Coruña, piensa en la próxima temporada, que afronta con ganas y con la meta de llegar lejos con el equipo, ya que cree que el Leyma puede acabar el curso «incluso mejor que el año pasado».

Los estudios de Derecho, su otra prioridad

Pablo Ferreiro siempre ha tenido claras dos cosas: que quería jugar al baloncesto y estudiar Derecho. A pesar de tener ofertas de universidades de Estados Unidos, en A Coruña y en el Leyma encontró el lugar perfecto para compaginar ambas cosas.

Aunque a veces pueda parecer complicado estar en una carrera universitaria a la vez que practicar un deporte de manera profesional, Pablo es un gran estudiante y no falta a ningún entrenamiento.

Reconoce que en el club también le han puesto fáciles las cosas, y que el anterior entrenador, Tito Díaz, era muy flexible con él y le ofrecía muchas facilidades.

A pesar de que en la universidad no son todos tan comprensibles como en el equipo, el lucense tiene claro que estudiar es una de sus prioridades y que se puede compaginar perfectamente con jugar al baloncesto siempre que tengas compromiso con el equipo e intentes dar siempre el máximo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

El verano americano de Pablo Ferreiro