Magia y teatro en el Camp Nou

La calidad de Isco y dos golazos devuelven al Madrid la ventaja arrebatada en un grosero piscinazo


De Burgos pecó dos veces. De gula, porque tragó primero; y de soberbia, porque reclamó el foco después. Le confundieron las malas artes de Luis Suárez y el relumbrón artificial de Cristiano. El uruguayo se lanzó a la piscina con grosería, ensuciando una segunda parte frenética y cargada de calidad. El portugués pagó la chulería que le impulsó a enseñar abdominales al Camp Nou y exagerar una carga habitual. Por fortuna para el colegiado y para ese deporte al que 22 futbolistas decían jugar, cuando todo lo malo sucedió, Isco seguía en el campo y Asensio acababa de entrar. Las circunstancias propiciaron que a altas horas de la noche coincidieran sobre el mismo césped un espectáculo de teatro y otro de magia, con resultado de 1-3. El Real Madrid dejó bien amarrado el primer título de la campaña, o el último de la anterior; lo mismo da, no se aprecia de momento ninguna alteración. Los blancos tienen un plantel formidable y los azulgrana un buen puñado de problemas. No logró resolverlos Luis Enrique, y a Valverde le han desmontado lo poco que parecía funcionar.

En la primera mitad de la primera parte de la Supercopa de España no se pudo apreciar nada de esto porque los contendientes salieron al trote y porque Francia tiene dos centrales de estupenda pinta y largo recorrido. Ambos, de la quinta del 93. Umtiti y Varane resolvieron en calidad de último recurso ocasiones prometedoras de difícil solución. El del Barça puso el tacón en el camino de un envío con bote que perseguía ya cerca del área pequeña Gareth Bale. El del Madrid le limpió el cuero a Suárez cuando el uruguayo enfilaba hacia Navas sin más obstáculos a la vista. No hubo más oportunidades por falta de conexión. A los visitantes les llevo tiempo entender a Isco y los locales nunca lograron mezclar. Rakitic resultó intrascendente, Iniesta dejó tres detalles (fenomenales) y Deulofeu solo tomó una buena decisión: abandonar corriendo el campo para dejarle sitio a Denis Suárez, mucho más incisivo y capaz.

Deulofeu, desacertado

El encargado de suplir a Neymar mientras el Barça se decide a invertir estuvo tímido y desesperó al 9 del Barça, a quien malinterpretó. Entretuvo mucho el cuero cuando tocaba pasar. También lo hizo en ocasiones Aleix Vidal, cuya presencia en el once no dice nada bueno de Semedo, apuesta culé para ese lateral. Por su lado acometió constantemente el Real Madrid. Farragoso hasta llegar al descanso; desatado después.

Zidane apostó por Bale y Benzemá en la punta de su 4-3-1-2, con Kovacic secando a Messi delante de Ramos y Varane. La inoperancia del galo y el galés se sumó a la eficacia del croata, produciendo un duelo plano que Marcelo llegó a animar. En una de sus carreras coincidió con Isco, que le metió un pase medido al interior del área local. El brasileño puso el balón atrás y Piqué lo despejó hacia su red.

El tanto, a los cinco minutos de la reanudación, reformó el escenario, activó a Messi, Iniesta y Alba y tocó el botón nuclear en la cabeza de Luis Suárez que en cuanto vio la ocasión echó cuerpo a tierra tan cerca de Navas como para la pifia arbitral. Ese subterfugio que tan barato sale en España para quienes no ven en el fútbol un deporte sino una profesión, pareció destemplar al Madrid, pero Isco seguía por allí. Aprovechó una contra para regalarle la pelota a Cristiano, que de un zapatazo la envió a la red. La egocéntrica celebración del luso le valió una amarilla que De Burgos erró al doblar después. Al Barça le quedaban diez minutos para reequilibrar la final con uno más, pero solo hubo tiempo para Asensio y más magia: agitó la pierna y sacó un cañón.

- Ficha técnica:

1 - Barcelona: Ter Stegen; Aleix Vidal, Piqué, Umtiti, Jordi Alba; Sergio Busquets, Rakitic (Paco Alcácer, min.83), Iniesta (Sergio Roberto, min.68); Messi, Luis Suárez y Deulofeu (Denis Suárez, min.58).

3 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kovacic (Marco Asensio, min.68), Kroos, Isco; Bale (Lucas Vázquez, min.82) y Benzema (Cristiano Ronaldo, min.58).

Goles: 0-1: Piqué (p.p.), min.50. 1-1: Messi (p.), min.77. 1-2: Cristiano Ronaldo (min.80). 1-3: Marco Asensio, min.90.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Mostró tarjeta amarilla a Casemiro (min.21), Piqué (min.27), Bale (min.41), Messi (min.40), Carvajal (min.41), Sergio Busquets (min.57), Marcelo (min.76) y expulsó a Cristiano por doble amonestación (min.81 y min.82).

Incidencias: Partido de ida de la Supercopa de España disputado en el Camp Nou ante 89.514 espectadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Magia y teatro en el Camp Nou