Villar indemnizó a una empleada con 300.000 euros antes de volverla a contratar

Tal era el escándalo que indignó a Juan Padrón, quien explica lo sucedido a Baussou en una conversación telefónica


redacción / la voz

Una de las actuaciones que demuestran cómo gestionaba Ángel María Villar la federación tiene relación con el nombramiento de Esther Gastón como secretaria general, en sustitución de Jorge Pérez. El auto judicial es claro: «El señor Villar Llona dispondría de una estrategia para que la secretaria general de la RFEF, Esther Gascón, percibiese 300.000 euros, formalizando su cese en la relación laboral con la RFEF bajo una indemnización de dicha cuantía de dinero para posteriormente ser nuevamente contratada».

Tal era el escándalo que indignó a Juan Padrón, quien explica lo sucedido a Baussou en una conversación telefónica que se transcribe en el auto: «No? Consigue que yo haga lo que él quiere y quiere tener a uno para él manejarlo y firmar escritos o lo que sea? Lo que pretende? liquidarle la antigüedad de lo que tiene, 300.000 euros, y luego no, hacerle el contrato al secretario. ¿Pero esto qué es? Ya lo tenían de hecho hablado todo, y el contrato con el abogado y todo? ¡Lo que estás oyendo! De acuerdo con el presidente, y todo hecho, para firmarlo ayer antes de que se fuera? ¡300.000 euros! Y luego lo que sigue ganando actualmente».

Esther Gascón se entera de las discrepancias de Padrón y se lo dice a Gorka Villar, mostrando su intención de marcharse. El hijo del presidente la tranquiliza y le anuncia que hablará con su padre para pedirle que eche al vicepresidente: «Juan Padrón es historia. A mi padre no le voy a permitir, vamos... Me, me voy a encabronar con él seriamente, si Juan Padrón dentro de 15 días no está fuera», aseguraba tras indicarle que no quería hablar de eso por teléfono.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Villar indemnizó a una empleada con 300.000 euros antes de volverla a contratar