Un campeón de campeones

A punto de cumplir 36 años, Federer logró el octavo titulo en Wimbledon y sin ceder un solo set. Una gesta.


Federer fue un rival inexpugnable para Marin Cilic. El croata enfocó el partido con un ritmo trepidante pero difícil de sostener, y en cuanto comprobó que ni así era capaz de tomar ventaja se derrumbó, hasta el punto de sufrir una crisis de ansiedad en la mitad del segundo set, cuando ya el suizo ganaba 6/3 y 3/0. El gran campeón helvético, dio muestras de una superioridad absoluta y mostró una confianza total. Un resultado de 6/3- 6/1- 6/4 en 1 hora y 41 minutos es significativo de la diferencia entre uno y otro.

El hombre récord

19 grandes. Con la victoria de ayer, Federer gana el 19 título de Grand Slam, lo que le destaca aún mas de Rafa Nadal que con 15 es el segundo jugador con más títulos. El suizo ganó al menos en 5 ocasiones en 3 Grand Slam diferentes, y solo en una ocasión en la tierra parisina de Roland Garros, pero hay que tener en cuenta que logró alcanzar la final en 5 ocasiones más y que coincidió con la época de Rafa Nadal, sin duda el mejor especialista en esta superficie.

Elegancia

Armonía y plasticidad. La discusión sobre el mejor de todos los tiempos es siempre subjetiva, pero todo el mundo está de acuerdo en la supremacía del suizo en la elegancia, la armonía de sus movimientos, la plasticidad de sus golpes, el equilibrio en todas sus acciones, la sensación de estar ante un bailarín, que interpreta con maestría y absoluta naturalidad cualquier coreografía que le toque, por muy diferentes que estas sean.

Fair Play

Autocontrol meritorio. El tenis, el deporte en general, tiene que agradecer que grandes campeones, como Roger o Rafa Nadal, interpreten los valores verdaderos aún en los niveles tan profesionalizados en los que ambos se mueven. El saber ganar, el saber perder, el respeto al contrario, su comportamiento en la pista y fuera… Lo de Rafa es natural, ya que fue educado de esa manera desde pequeño y cumplió en su madurez, todas las enseñanzas recibidas. En el caso de Federer es diferente, ya que hasta que pasó a profesional su carácter y comportamiento dejaban bastante que desear. Unas indicaciones adecuadas entendidas por el joven suizo le cambiaron, obligándole a un esfuerzo de autocontrol que hacen mas meritoria su metamorfosis. Hay que destacar la gran implicación del jugador de Basilea en todo tipo de campañas benéficas.

Golpes

Extraordinaria variedad. El potencial de golpes de Roger Federer es excepcional. Formado por un joven entrenador Pete Carter desde los 10 hasta los 19 años, la técnica de sus golpes es extraordinaria: El saque es formidable, ya no solo por su velocidad, sino sobre todo por su versatilidad. Es capaz de variarlo en el último momento, con la pronación de su muñeca, lo que hace que sus rivales no puedan anticiparlo.

Su golpe de derecha es sumamente agresivo, lo que le permite angular o profundizar con ella y tomar la iniciativa en el punto, mientras que su revés lo puede variar a conveniencia pegándolo plano de ataque, liftado alto, o bajarlo cortado para romper el ritmo de su contrario o para subir a la red. La volea y el remate son golpes que también realiza a la perfección, lo que le da en este aspecto del juego, una gran ventaja sobre sus rivales, en una época en que los especialistas del juego de red escasean.

Su toque en los golpes especiales como la dejada son un plus para combinar con la potencia de su juego, lo que le da una gran versatilidad para poder realizar diferentes tácticas.

Un gran momento y el mismo hambre de triunfos 

De constitución longilínea, su trabajo con su preparador de siempre Paganini no fue ganar musculatura, sino buscar una buena periodización para evitar lesiones, sobrecargas y desgaste de sus articulaciones. Las prestaciones de Federer en este apartado son espectaculares: rápido, resistente, flexible, con unos reflejos y una anticipación que le permiten golpear la bola subiendo.

Táctica

Más potencial que realidad. Quizás su aspecto menos destacado. El ganar con tanta facilidad en sus primeras épocas, y pasar algunas temporadas sin alguien que le recordase que no estaba explotando todos sus recursos le hicieron perder partidos que no debía. La incorporación de Edberg fue importante para volver a utilizar todo su potencial.

Entorno

La importancia de Mirka. Desde Carter, (falleció en un accidente de automóvil), hasta Lybicic, varios entrenadores pasaron por la trayectoria de Federer, pero al margen de la sintonía con Edberg en un momento importante, y la fidelidad de Luthi, siempre a su lado, su carrera de no se entendería sin la presencia de Mirka Vavrinec. Desde el 2000 en que la conoció, primero fue su pareja, luego su mujer y madre de sus hijos, pero siempre además de su relación afectiva, su apoyo en todos los aspectos que tienen que ver con su trayectoria deportiva.

Mirka ha sido su verdadero mánager y la persona que ha hecho posible que Federer esté jugando en la actualidad, y de la forma que lo está haciendo. Con 4 hijos, el seguir con la misma ilusión, como reconoció recientemente, solo es posible gracias a Mirka,

El tenis puede seguir disfrutando de la presencia de este fenómeno que atraviesa un momento extraordinario y mantiene el hambre de triunfos. La coincidencia con el también buen momento de Nadal promete una temporada de gran interés, incrementado ahora en los aficionados españoles por el triunfo de Garbiñe Muguruza. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Un campeón de campeones