La cuesta abajo de Tiger Woods

La Voz WASHINGTON / COLPISA

DEPORTES

NEZAR BALOUT | AFP

El ex número uno mundial, que no gana un grande desde el 2008, fue arrestado de madrugada por conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas

30 may 2017 . Actualizado a las 09:12 h.

La cuesta abajo de Tiger Woods no cesa. El astro norteamericano del golf fue detenido ayer por, presuntamente, conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas en Florida. El golfista, de 41 años, fue arrestado a las tres de la madrugada en la localidad estadounidense de Jupiter, según el portavoz de la policía local. Se sospecha que estaba ebrio y fue detenido y trasladado a la cárcel del condado de Palm Beach, en la que entró a las 7:18 horas de la mañana y salió sin fianza tres horas y media después.

En las primeras versiones, algunas fuentes policiales informaron de que aún no estaba claro si Woods había dado positivo en las pruebas de alcohol y drogas. Tampoco aclararon en primera instancia si iba solo o con más gente en el vehículo.

En todo caso, Woods prosigue su alarmante declive. Revolucionó el juego y alcanzó la cima de la clasificación mundial en 1997 y dominó el ránking mundial como no lo había hecho nadie antes. Mantuvo incluso el récord de semanas consecutivas (281) en el puesto número uno, hasta totalizar 633. A sus 32 años ya tenía catorce grandes, a solo cuatro del récord de Jack Nicklaus. Pero las lesiones comenzaron a hacerle pagar las consecuencias de tantos esfuerzos y desde el 2014 la carrera del estadounidense entró en un declive tan severo que a día de hoy aparece por detrás de los 700 mejores jugadores del planeta, según el ránking de la PGA.