La segunda semana y las apuestas de Pancho Segura


El campeonato más exigente del tenis ya ha comenzado en las canchas de tierra roja en Paris. Las promesas de tener un estadio cubierto no se han cumplido y la estructura del torneo sufre la primera semana una invasión insostenible de aficionados, lo cual convierte los alrededores de las canchas en un lugar inhóspito, casi como subir al metro en las horas pico. La lluvia, siempre presente, es un condimento más a la incomodidad y al desarrollo del torneo.

Roland Garros siempre fue el grand slam más difícil de lograr para los grandes campeones de canchas rápidas. John McEnroe, Pete Sampras, Boris Becker, Andy Murray y Stefan Edberg son algunos de los ejemplos de grandes jugadores que, siendo número uno del mundo, nunca lo han logrado.

No hay dudas sobre el esfuerzo físico y el desgaste mental que conlleva competir durante dos semanas y ganar el prestigioso torneo. La mayoría de los jugadores llegan con actuaciones irregulares: Djokovic, Murray, Wawrinka y Kyrgios son algunos de los intérpretes que han sembrado dudas en las etapas previas al torneo. El panorama este año parece estar lleno de incertidumbres y es probable que en los primeros días haya varias sorpresas.

Roger Federer, en una decisión acertada por su edad y por sus posibilidades, desistió de participar, reservando su frescura física y mental para Wimbledon, su torneo predilecto.

Sin duda, la tenacidad mental de Rafael Nadal, su increíble palmarés y su momento actual, lo convierten en el favorito del torneo, siempre y cuando las ansias por triunfar no lo traicionen.

El finalista del año pasado, Andy Murray, el actual campeón Djokovic, o incluso Wawrinka pueden dar una sorpresa. Ganar un grand slam es un aliciente primordial para fortalecer la voluntad y ambición de un campeón. Todos ellos, sin duda, pueden adquirir el envión necesario de confianza en sí mismo para estar entre los favoritos. Mentalmente no creo que Kyrgios o Raonic puedan mantener el nivel necesario, uno por inmaduro y el otro por falta de constancia y dudas físicas en una cancha que no es su predilecta.

Alexander Zverev, futuro campeón, aún está muy fresco para jugar a cinco sets día por medio, le falta experiencia y tiempo, pero es la nueva promesa del tenis mundial y lo demostró ganando el abierto de Roma. Dominic Thiem lleva la bandera de la nueva generación, está en un buen momento en cuanto a la edad, madurez y deseos, muchos hablan de él como posible candidato y ha sumado varios títulos en el último año. El concepto es claro, el torneo es uno de los más abiertos a la interpretación y es posible esperar sorpresas de jugadores como Dimitrov, Goffin, Celic...

Pancho Segura Cano, el cacique ecuatoriano, campeón del mundo profesional en 1952, sabio estratega y principal responsable de la evolución de Jimmy Connors, tiene la receta. «Los torneos no se ganan antes de empezar, el nombre es un atractivo y puede engañar, lo ideal es esperar que pase la primera semana, ver como está jugando cada uno, y en los cuartos de final con el cuadro a la vista, yo te puedo decir quién es el ganador». Pancho confirmó esa teoría durante años en las casas de apuestas de Wimbledon. Yo fui su testigo, nunca es equivocó.

Tito Vázquez, entrenador ourensano, fue capitán del equipo argentino de la Davis

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La segunda semana y las apuestas de Pancho Segura