Zverev asoma la cabeza

El joven alemán presenta su candidatura a Roland Garros tras superar a Djokovic en el Abierto de Roma, el primer Masters 1.000 de su carrera


roma

El alemán Alexander Zverev, de 20 años, conquistó el primer torneo Masters 1.000 de su carrera al derrotar por 6-4 y 6-3 en la final de Roma al número dos del mundo, el serbio Novak Djokovic, que anunció tras la derrota que tendrá a Andre Agassi como preparador en Roland Garros. Zverev, 17 jugador mundial, había ganado ya tres títulos en el circuito ATP, en San Petersburgo en el 2016 y este año en Montpellier y Múnich. Nunca se había impuesto en ningún Masters 1.000, la segunda categoría de torneos en importancia por debajo de los Grand Slam.

El joven prodigio alemán, que cumplió 20 años en abril y está llamado a ser una de las estrellas de los próximos años, se mostró feliz por jugar «uno de los mejores partidos que he jugado nunca». «Sabía que tenía que ser agresivo desde el primer punto al último y no dejarle llevar el rimto del partido», añadió Zverev.

Djokovic, impreciso

Djokovic llegaba a la final tras tener que encadenar el sábado el desenlace de su duelo de cuartos de final ante el argentino Juan Martín Del Potro (6-1 y 6-4) y después su partido de semifinales, en el que arrolló a otro joven de gran proyección, el austríaco Dominic Thiem (6-1 y 6-0). Pero esta vez el serbio, impreciso ante un adversario insensible a la presión, no encontró la fórmula para hacer frente a un Alexander Zverev que presentó definitivamente su candidatura a hacer algo grande en Roland Garros, el único Grand Slam que se juega sobre tierra batida. Por el momento, el alemán entrará hoy en el top 10 del ránking mundial.

Djokovic empezó ya a pensar en Roland Garros y reveló que va a contar con una ayuda de lujo: va a entrenar en la cita parisina con el estadounidense André Agassi. Queda por determinar la duración de esta colaboración, que según Djokovic todavía no está decidida. «Hablo con André desde hace dos semanas, por teléfono, y hemos decidido trabajar juntos en París. Así que estará ahí y veremos qué pasa en el futuro. Los dos tenemos ganas de trabajar juntos y de ver dónde nos lleva ello», declaró el serbio tras su derrota en Roma.

Djokovic había optado a principios de mayo por «una terapia de choque» rompiendo lazos con su entorno de colaboradores, ya que se desvinculó no solo de su entrenador Marian Vajda sino del resto de su equipo. A finales de 2016, Djokovic terminó su relación laboral con Boris Becker, que fue su entrenador dos años. «(El nuevo entrenador) será alguien que ha vivido experiencias similares a las mías», había declarado el tenista en una conferencia de prensa antes del Masters 1.000 de Madrid, a principios de este mes.

Con Agassi, Djokovic opta por trabajar con uno de los grandes nombres del pasado, ya que el estadounidense conquistó 60 torneos en el circuito ATP, ocho Grand Slam. «André es alguien por el que tengo un gran respeto, como hombre y como jugador. Ha vivido lo que yo vivo. Entiende este deporte de manera increíble y aprovecho cada una de nuestras conversaciones», declaró Djokovic. «Pero es también alguien que cultiva los valores familiares y filantrópicos. Es muy humilde y puede aportar mucho a mi vida, dentro y fuera de la pista», añadió el serbio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Zverev asoma la cabeza