La independencia de la AMA, en juego

La AMA debe fortalecerse para garantizar un deporte limpio frente a casos como el ruso


El 18 de mayo se celebra en Montreal la segunda reunión del Consejo Fundacional de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), máximo órgano de gobierno de esta entidad compuesto a partes iguales por representantes del movimiento olímpico y de gobiernos, después de los Juegos de Río 16. La segunda reunión después de que el COI hiciese caso omiso a las recomendaciones de la AMA de suspender la participación de Rusia en los Juegos, con motivo de los resultados de la investigación de la propia AMA que sacó a la luz en Rusia el mayor caso conocido hasta la fecha de dopaje sistemático y corrupción en el deporte.

La AMA solicitaba que se exigiese una responsabilidad colectiva a Rusia por parte del COI a través de la suspensión del Comité Olímpico Ruso, como ya ocurría en el atletismo, en el que Rusia fue suspendida por la federación internacional correspondiente, permitiendo solo la participación de atletas rusos bajo bandera neutral y cumpliendo estrictos requisitos que garantizasen haber estado sometidos a un programa antidopaje confiable. Sin embargo, el parecer del COI fue otro, derivando la responsabilidad a las federaciones internacionales, y que valorasen de forma independiente y separada los resultados de las investigaciones de la AMA, siguiendo unas instrucciones genéricas y difusas, con distinto resultado según la federación.

Debates secundarios

La agencia, y no los tramposos, en el foco de debate. Lo siguiente fueron críticas a las investigaciones realizadas, dudas de la capacidad de la AMA para llevar a cabo su labor como máximo órgano antidopaje, insinuaciones veladas y a veces explícitas de intereses nacionales contrarios al deporte ruso, grupos de trabajo paralelos para reformar el sistema antidopaje internacional... En definitiva, de repente, nada vale y todo hay que reconstruirlo; de repente, lo menos importante es que una potencia como Rusia basaba los éxitos en el dopaje organizado por sus instituciones; de repente, dejaron de importar, quiénes, cuántos, hasta dónde se había llegado en ese sistema de corrupción o si hay más países en esa situación; de repente, lo único que parece fallar es el sistema antidopaje y no quienes lo vulneran.

El deporte es un modelo para la sociedad, y a veces también el reflejo del mundo en que vivimos. Y el dopaje sistemático en Rusia pone esta realidad en evidencia. No existieron estas críticas en el caso Armstrong ni en otros en que fueron sancionados deportistas, entrenadores o médicos a título individual. En ese momento el sistema era bueno, y en todo caso, hacía falta endurecerlo. Pero ya nada vale cuando que afrontamos el mayor escándalo de corrupción en el deporte.

La prioridad

Fortalecer las investigaciones. El jueves, y en las siguientes reuniones en las que se afronta la agenda de reformas del sistema antidopaje ante su actual encrucijada, no puede ser que se discuta quién controla la AMA o quién controla los programas antidopaje. La AMA debe ser independiente, con plenos poderes, con un programa de supervisión, con estructura que garantice sus actuaciones, pero sobre todo, se debe debatir cómo fortalecerla para garantizar el cumplimiento de sus obligaciones encomendadas.

No es solo antidopaje. El deporte no puede ser el reflejo de los fallos de nuestra sociedad. El deporte debe ser el modelo y la referencia para una sociedad mejor. Este debe ser el compromiso sincero de movimiento olímpico y gobiernos en las próximas reformas del sistema antidopaje.

Enrique Gómez Bastida fue director de la Aepsad, la agencia española antidopaje

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

La independencia de la AMA, en juego