Marc Bartra, operado de la muñeca tras el ataque contra el autobús del Borussia Dortmund

La Voz / Agencias

DEPORTES

La policía confirma que hubo tres explosiones mientras el vehículo en el que viajaba el equipo se dirigía hacia el estadio para disputar el partido Champions League contra el Mónaco. El encuentro ha sido aplazado a este miércoles

12 abr 2017 . Actualizado a las 11:44 h.

La policía alemana ha informado que se han producido tres explosiones al paso del autobús del Borussia Dortmund, cuando el equipo alemán se disponía a partir hacia su estadio para medirse al Mónaco en el partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones, un encuentro que finalmente ha sido pospuesto para este miércoles a las 18.45. El autobús resultó «seriamente dañado» después de registrarse tres explosiones en la zona por la que pasaba el vehículo

El jefe de Policía de la localidad alemana aseguro que se trató de «un ataque dirigido directamente contra el autobús del Borussia de Dortmund» y confirmó que «se han producido en total tres explosiones». En una rueda de prensa al filo de la medianoche, la fiscal Sandra Lück avanzó el hallazgo de una carta en la que se reivindicaba la autoría del ataque cerca del lugar en el que se produjo el ataque, aunque no reveló más detalles para preservar el trabajo de las fuerzas de seguridad. Además, señaló que ha abierto una investigación por intento de homicidio. 

El jugador español Marc Bartra resultó herido de carácter leve en una mano y ya ha sido trasladado al hospital. Según ha confirmado el propio padre del jugador catalán a medios españoles, Bartra fue ingresado en un centro médico acompañado por su novia.

Kiko Huesca | Efe

El presidente del club, Hans-Joachim Watzke, explicó que el central formado en el Barcelona tenía «tocado el brazo». «Desconocemos el alcance de las heridas, parece que es algo en el brazo producto no sabemos si de los cristales que han saltado y en breve esperamos más noticias», subrayó el padre del futbolista en declaraciones a Efe.

En torno a las 22.30 horas su entorno, entre ellos su agente Carles Puyol, confirmó a varios medios, que iban a operar al jugador, según recoge Colpisa. Las primeras pruebas revelaron que se había fracturado el radio de la mano derecha en la explosión y que en su muñeca había diversos «cuerpos extraños» que se corresponderían con fragmentos del cristal del autobús en el que viajaba el equipo alemán.

El suceso se produjo a unos 10 kilómetros del estadio, en la carretera Wittbräuckerstraße / Schirrmannweg, cuando el Borussia Dortmund salía del hotel de concentración. La policía asegura que los cristales del vehículo resultaron destrozados en el ataque. El club alemán dejó claro en todo momento que no había peligro en el Signal Iduna Park, y que los jugadores no corrían mayor riesgo. De hecho, la policía ha reiterado una llamada a la calma a la gente que ya estaba en el estadio del Dortmund, remarcando que no hay amenazas en la zona. 

«El autobús fue seriamente dañado» por las tres explosiones, confirmó el portavoz del club Norbert Dickel. «Fue a la salida del hotel, los artefactos deben haber estado escondidos en el cerco o algo así», dijo Watzke, agregando que los jugadores estaban «conmocionados» por el suceso. «Ahora, los jugadores están en un lugar tranquilo pero no diremos donde por cuestiones de seguridad», agregó el directivo del club alemán, que expresó su esperanza de que se puedan «recuperar hasta mañana».

«El entrenador (Thomas) Tuchel estaba muy cerca de una de las explosiones, está en estado de shock, lo mismo que todo el plantel», completó Watzke