Cuando el rugbi era «una atrocidad»

El fútbol de los marinos británicos hizo vibrar al público gallego, que perdió entusiasmo en cuanto se pusieron a jugar a un deporte «de barrabasadas»

Grabado que acompañaba la crónica del partido de fútbol.
Grabado que acompañaba la crónica del partido de fútbol.

Redacción / la Voz

Lunes, 13 de febrero de 1911. Andaba la Armada inglesa repartiendo barcos por los puertos del noroeste y los aficionados gallegos no vieron mejor ocasión para medir sus fuerzas con los inventores del deporte «más popular e higiénico de Europa», el foot-ball. Fue el presidente del Real Club Coruña quien tomó la iniciativa de invitar a los marinos a disputar un match, reto que el almirante May aceptó. Por su parte, los británicos reservaron una sorpresa con la que obsequiar al público: una exhibición de otro de sus deportes favoritos.

Los anfitriones se apresuraron a organizarlo todo. Un par de días antes del encuentro, La Voz daba cuenta de los preparativos: «El campo de Monelos será engalanado con banderas inglesas y españolas. Con serrín de colores, se hará en la pista una artística greca», además de colocar un «atrayente cartel» obra del «distinguido artista» Saborit. Solo quedaban pendientes pequeños detalles. «Si como se cree el ‘‘team’’ británico está formado por oficialidad de los buques -que es la invitada-, se pondrán a su disposición varios automóviles adornados. También en este caso se les obsequiará con un té en el ‘‘Ideal Room’’ o en el ‘‘Hotel de Francia’’». Por el contrario, «si fuesen subalternos los jugadores ingleses se habilitarán tranvías para ir al campo y se les brindará con un lunch».

La víspera del partido, mientras la mayor parte de los barcos de la escuadra se dirigían a Vigo y Ferrol, a A Coruña arribaban los cruceros Gloucester y Liverpool, cuya oficialidad (se entiende que finalmente eran oficiales porque al día siguiente «los jugadores llegaron al campo ocupando dos automóviles adornados con banderas») formaría el equipo de la Royal Navy.

Momentos antes del comienzo del encuentro, la banda de música del Regimiento Isabel la Católica «dejó oír el ‘‘God save the Queen’’ y luego la Marcha Real española». 

Champán y cigarros

«Los muchachos del ‘‘Coruña’’ vestían camiseta a franjas amarillas y azules y calzón blanco. Los jugadores de los cruceros, camiseta roja y pantalón azul». Durante la primera parte, «la prueba fue animadísima». Se llegó al descanso con ventaja de un gol a cero para los locales: «Stagg, el notable portero, se arrojó al suelo para parar la pelota; pero fue inútil. Ovación».

Los futbolistas aprovecharon, despreocupados, para reponer fuerzas: «Mientras los invitados del palco presidencial y los jugadores eran obsequiados con champagne y cigarros por la directiva del ‘‘Coruña’’, un hábil fotógrafo obtuvo curiosos grupos».

Las alineaciones de los equipos.
Las alineaciones de los equipos.

Tras este alarde de higiene, «prosiguió el match, cada vez más reñido». Marcaron los visitantes. Y cuando aún duraban los aplausos, «lograron apuntarse otro goal». «A la postre, tras una filigrana de combinación, avanzó Joaquín Caruncho y metió el goal más bonito de toda la tarde. ¡Dos a dos! Ovación general. Instantes después, Caruncho, que tenía una fiebre altísima y jugaba por puro compromiso, se retiró del campo. El partido terminó sin nuevos tantos».

El entusiasmo era general. «Hubo los hurras de rigor, y el público enorme -que estuvo discretísimo- desfiló muy satisfecho». Faltaba la guinda a una agradable tarde «de sport».

Fue poco después, ya «en el magnífico campo del ‘‘Deportivo R. C.’’», cuando se dispusieron a jugar «una partida de ‘‘rugby’’ un equipo del ‘‘Gloucester’’ contra otro del ‘‘Liverpool’’».

«Desolladuras y contusiones»

Pero este otro deporte no era tan del gusto local. «Es una atrocidad que difícilmente tomará carta de naturaleza en España», sentenciaba el periodista, que resumía así lo que ocurrió en el terreno de juego: «Los jugadores se aporrearon y rodaron por el suelo durante el tiempo que duró la prueba. Hubo tremendos batacazos, y varios jugadores resultaron con desolladuras y contusiones muy apreciables. Que aproveche».

Para colmo, «ni unos ni otros hicieron goal». Simplemente, «se anotó cinco puntos el ‘‘team’’ del ‘‘Gloucester’’, por haber llevado el balón más cerca de la meta contraria».

Movido por la curiosidad, «asistió a la fiesta bastante público, al cual, francamente, no satisfizo la serie de barrabasadas que el ‘‘rugby’’ requiere».

El fútbol de los marinos británicos hizo vibrar al público gallego, que perdió el entusiasmo en cuanto se pusieron a jugar a un deporte «de barrabasadas»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Cuando el rugbi era «una atrocidad»