Garbiñe Muguruza: «No sé cómo Sumyk controla mi tensión»

La tenista repasó su temporada destacando la labor invisible de su entrenador


madrid / europa press

La tenista hispanovenezolana Garbiñe Muguruza cree que Sam Sumyk, su entrenador, es una persona muy importante porque le «ayuda mucho» y hacen «muy buena» pareja, pero también reconoce que no sabe cómo «a veces» puede controlar sus momentos de «tensión».

«Sam es una persona que me ayuda mucho, sobre todo este año después de haber ganado Roland Garros porque él ya ha estado en esas situaciones antes. Creo que en la pista hay momentos en los que es difícil controlar a tu jugador, porque son momentos de tensión y nerviosismo y quieres ganar porque para eso entrenas. Entonces tu entrenador tiene que saber manejar esa situación que yo a veces no sé cómo lo hace», apuntó.

La de Caracas ganó Roland Garros este año por primera vez y eso «marcará» toda su carrera porque es un «sueño» hecho realidad. «Cada vez que pienso en eso, lo primero de lo que me acuerdo es en la adrenalina que tenía en esos últimos segundos antes de ganar el torneo porque no podía controlarlo. Fue algo que nunca olvidaré y me ha marcado mucho desde ese día incluso hasta el final del año», indicó.

Tras ganar en París, ascendió al número dos del mundo por primera vez en su carrera, algo «muy importante» para ella. «Solo hay una persona en el mundo mejor que tú, solo tienes una plaza más que alcanzar y fue como: ‘Estoy aquí, soy la número dos y todo el mundo me quiere ganar ahora’», comentó.

La tenista también recordó la eliminatoria de Copa Federación en Lérida que les dio el ascenso al Grupo Mundial. «Fue espectacular la energía que hubo ese fin de semana. Estábamos muy contentas porque era un objetivo que teníamos desde hace tiempo todo el equipo y lo conseguimos allí. Además, el público que había iba con nosotros a muerte. Trajeron globos y todo lo posible para animarnos, así que salimos de allí con la energía por las nubes», señaló.

Además, este verano, Muguruza formó parte de algo «único» como competir en los Juegos Olímpicos de Río, «una semana diferente y compartida con gente de tu país y de tu equipo». «La Villa Olímpica es lo mejor que tienen los Juegos. Es la sensación de formar parte de algo mayor, de algo que muy pocos pueden vivir y solo están los mejores», señaló.

Por otro lado, la hispanovenezolana confesó que sintió «un momento de pánico» con la lesión de tobillo durante el torneo de Linz (Austria). «Son una parte de mi cuerpo que tengo que cuidar. Fue en un partido muy importante de un torneo muy importante y me atendieron, pero preferí no arriesgar», aclaró.

Muguruza cerró el 2011 con su participación en Singapur, en el torneo de maestras, un lugar dónde se sintió parte de «lo mejor». «Tenía muchas ganas de jugar, pero estaba muy nerviosa», explicó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Garbiñe Muguruza: «No sé cómo Sumyk controla mi tensión»