Portela vuelve con la ilusión de una niña

Pablo Penedo Vázquez
pablo penedo VILAGARCÍA / LA VOZ

DEPORTES

MARTINA MISER

Descarta la retirada, sigue motivada sobre el kayak y abre un nuevo ciclo olímpico sin hablar aún de Tokio

21 nov 2016 . Actualizado a las 15:52 h.

«¡2020, madre mía, yo qué sé!». Juegos, Olímpicos y Tokio son tres palabras que a día de hoy no figuran en el lenguaje de programación de la máquina de medallas internacionales formada por Teresa Portela y su kayak, con un rendimiento de eficacia probada en los más de 30 podios cosechados desde el 2001 por la palista de Cangas. Cuando la gran cita alumbre en cuatro años en el país del sol naciente, Teri lucirá 38 primaveras. Y sin embargo, Japón empieza a dibujarse en el horizonte de la mejor palista olímpica española en pista de todos los tiempos. Al preguntarle por su regreso a los entrenamientos hace unas semanas, responde que vuelve «con ilusión, mucha». ¿Cuánta? «La misma que cuando empecé» con 9 años, acaba respondiendo. Aparca por tanto la opción de la retirada, después de acudir a sus quintos Juegos, en Río, sin una hoja de ruta definida para el 2017 -«no sé si serán el punto final», había indicado-. El sexto puesto de Brasil y sus sensaciones en el kayak le dejan claro que continúa.

La ilusión con la que empezó es mucha gasolina para un depósito que lleva alimentando 25 años el motor de quién lo ha ganado todo salvo la medalla en unos Juegos, a los que Portela lleva acudiendo sin falta desde el 2000, cosechando cincos diplomas con un cuarto, tres quintos y el sexto puesto en el K-1 200 de Río. Su médico desde su ingreso en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva, Fernando Huelin, no ve motivos para dudar de su capacidad para llegar a Tokio 2020. Dos décadas ininterrumpidas en el Olimpo de la élite. Por su edad, hará entrenamientos más cortos e intensos en el agua, y elevará su estancia en el gimnasio y las horas de descanso. Cuestiones que la palista estudiará al detalle con su entrenador desde el 2009, Daniel Brage, a partir de enero.

Mientras, Portela continúa con su rutina. «Cuando algo funciona, hago lo mismo», comenta, por lo que «he empezado con la misma dinámica de siempre tras unos Juegos. Tomándome unos primeros meses más de manga ancha, para empezar el siguiente año con ganas y con fuerzas».