Un apasionado del cuadrilátero

El noiés Goyo Rubio peleará por el campeonato gallego del peso medio


Ribeira / la voz

Llegó bastante tarde al mundo del boxeo, pero irrumpió con mucha fuerza en esta disciplina. Gregorio Quilón García, Goyo Rubio, (Noia, 1994) estará el sábado en el cuadrilátero del pabellón polideportivo de Bouzas luchando por hacerse con un campeonato gallego. Está ante su gran reto y puede ser el punto de inflexión en su carrera deportiva. El joven representará además al Club de Lucha Noia, conjunto que pelea también por el título en la modalidad de equipos.

Goyo Rubio, como lo conocen sus amigos y en el mundillo pugilístico, está muy ilusionado con la disputa de este título, que le llega con solo 22 años. Es consciente de que se le abre una puerta para la esperanza y que le puede llevar a altas cotas en este deporte. «É unha oportunidade moi importante que tratarei de aproveitala».

El boxeador noiés llegó a esta disciplina por casualidad. Hace unos años acudía con un tío suyo a un gimnasio: «Pouco a pouco foime gustando, comecei a practicar e xa quedei». Sus comienzos fueron en un gimnasio de Brión, donde estuvo cuatro meses. Lo dejó una temporada y regresó con fuerza al boxeo, pero al club noiés, donde permanece.

El sábado tiene su gran oportunidad. Luchará por el campeonato gallego del peso medio de menos de 75 kilos. Enfrente tendrá al vigués Aarón Cruz, «un auténtico loitador que vai moi ben ao choque».

La vida deportiva del joven noiés en los cuadriláteros no es muy larga, pero sí prolífica. Lleva siete combates, de los cuales tan solo en uno salió derrotado, y, de las seis victorias cosechadas, dos fueron antes de tiempo.

Muchos viajes

Gregorio Quilón lleva tan solo dos años en el boxeo y ahora le apasiona. Afirma que disfruta practicando esta modalidad y además le permite viajar y conocer otros lugares. Ya peleó en Portugal y Asturias y en diversos lugares de Galicia. Se define como un púgil al que le gusta el cuerpo a cuerpo y hace gala de paciencia: «Espero a miña oportunidade e busco o fallo do rival para poder contraatacar».

La disputa por el cetro gallego del peso medio comenzó hace unos meses con ocho luchadores. Sin embargo, el noiés no disputó ningún combate pues el primero de sus rivales se retiró y cuando tenía que subir al ring en semifinales su oponente no pudo luchar por la final debido a un problema de salud.

El boxeo es su principal afición y a la que le dedica mucho tiempo libre. Todos los días entrena entre dos y tres horas, pero su actividad profesional está en la hostelería, y también es monitor de tiempo libre.

Una de sus ilusiones es poder vivir de este deporte, aunque reconoce que no será nada fácil. Está muy ilusionado con llegar lo más alto posible en esta disciplina, por lo que sabe de la importancia del combate del sábado, que puede ser determinante en su carrera deportiva. Goyo Rubio tiene palabras de agradecimiento para su club y también para sus preparadores: Pedro da Silva, Santi Quillo y Moisés Hermo, así como para sus patrocinadores, pues «sen a súa axuda sería moi difícil chegar ata aquí». Los guantes serán su principal salvoconducto y su trampolín. Le espera el título gallego.

Gregorio Quilón García

Camarero y monitor de tiempo libre

Boxeo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags
Comentarios

Un apasionado del cuadrilátero