El empate del Real Madrid en Varsovia pone a Zidane bajo la lupa

Dpa

DEPORTES

JANEK SKARZYNSKI | Afp

La poca fiabilidad defensiva del equipo blanco resalta sobre el hecho del liderato tanto en España como en Europa

03 nov 2016 . Actualizado a las 19:31 h.

El Real Madrid es el único equipo de las grandes Ligas europeas que permacece invicto esta temporada, pero los últimos encuentros sembraron la desconfianza hacia un conjunto con pies de barro que se acerca, además, al tramo más exigente de la temporada. El partido del miércoles fue una muestra más de la poca fiabilidad que ofrece el conjunto de Zinedine Zidane en estos momentos. Empató 3-3 ante el Legia Varsovia, uno de los peores equipos de la Liga de Campeones, después de tirar una renta de dos goles a favor y de volver a evidenciar todos los problemas que tiene su entramado defensivo.

La prensa se centró en señalar a Zidane y su extravagante alineación, que incluyó a cuatro delanteros: Karim Benzema, Gareth Bale, Cristiano Ronaldo y Álvaro Morata. Semejante disposición táctica, recuerdo del pasado siglo, no ayudó precisamente a mostrar un juego sólido y a proteger su propia portería. Fue el décimo partido consecutivo del equipo blanco recibiendo goles. Y ya sumó 20 en contra en los 16 encuentros disputados esta temporada. Una cifra enorme para un equipo multimillonario y aspirante a todo, incluido renovar su título de Liga de Campeones.

Desde luego, no le ayudan las lesiones de los centrales Sergio Ramos y Pepe, pero con ambos en el campo también recibía goles. De nuevo, se recupera el eterno debate sobre la delantera y su escasa disposición a trabajar en defensa. En la mayoría de las ocasiones, los tres centrocampistas no pueden sostener al equipo y quedan a merced del rival y sus contraataques. Y si Zidane dobla la apuesta para situar un delantero más, como en Varsovia, el dibujo es toda una invitación al enemigo.