Carrera de insultos en el Gran Premio de México

Los pilotos de fórmula 1 vivieron un gran premio azteca muy caliente en la pista y a través de la radio


Agencias / La Voz

La fórmula 1 vive sus últimas carreras con el Mundial pendiente de decidir si cae del lado de Nico Rosberg o del de Lewis Hamilton. Los nervios están a flor de piel pero no sólo entre los dos rivales de Mercedes, sino también en el resto de la parrilla, que vivió una carrera de insultos en el Gran Premio de México. Sobre todo con dos protagonistas, el holandés Max Verstappen y el alemán Sebastian Vettel. Pero también con el picante duelo entre Carlos Sainz y Fernando Alonso, que si en el pasado gran premio de Austin levantaron a los espectadores de su asiento, en este caso levantaron alguna ampolla en el lado del asturiano. 

Sebastian Vettel ya llevaba unas cuantas carreras siendo protagonista por sus quejas. De hecho, hasta él mismo había bromeado con el equipo porque desde la FOM le tienen cogida la matrícula. Sin embargo, y pese a soltar las primeras hacia Felipe Massa -«¡Es estúpido! ¡Se está perjudicando a sí mismo!»- cuando estaba remontando, lo vivido en los últimos giros de la carrera le convirtió en el protagonista total. Tras una brillante remontada, se vio en posición de pelear con Max Verstappen, tercero durante toda la prueba, por el podio. El holandés no es conocido por su facilidad a la hora de dejarse pasar. Al igual que Hamilton se saltó la primera curva del circuito y no fue ni siquiera investigado, Verstappen decidió que podía pasarse una curva para evitar que Vettel le cazase. Obviamente el de Ferrari no iba a quedarse callado, y empezó a soltar por radio palabras irreproducibles, que culminaron con un «¡Que te jodan, Charlie!», dedicado a Charlie Whiting, director de carrera, que no exigió a Verstappen que le devolviese la posición. La acción del de Red Bull fue tan seria que permitió que Daniel Ricciardo le cazase, y a punto estuvo de perder el cuarto puesto en pista.

Verstapen y Ricciardo, tras la carrera
Verstapen y Ricciardo, tras la carrera

Sin embargo, los comisarios hicieron justicia, de un modo que no gustó nada en Red Bull. Ya habían cruzado la meta todos los pilotos, con Lewis Hamilton y Nico Rosberg al frente y Max Verstappen tercero. Estaban secándose el sudor en el antepodium cuando los jueces confirmaron que el holandés debía ser castigado con 5 segundos, lo que le mandaba a la quinta plaza final. Mientras, el deslenguado Vettel tenía que ir corriendo desde sus boxes para celebrar junto al dúo de Mercedes el podio del día. La polémica no acabó ahí, ya que en la defensa de Vettel con Ricciardo se movió en frenada, algo que claramente habían considerado prohibido tras la carrera de Austin. Los comisarios les llamaron a declarar a los tres, y no se resolvió el resultado final hasta varias horas después. Ricciardo acabaría tercero, Verstappen cuarto y Vettel quinto tras la decisión de los jueves. Eso sí, lo que no le quitaron al alemán fue el premio de Piloto del Día que conceden los fans a través de las votaciones.

«Se queja todo el tiempo. Se queja de mí y luego no sabe ni cerrar en frenada. Debería volver al colegio», disparó Verstappen contra Vettel. Ricciardo también había recriminado la actitud del alemán. «Él se está riendo, pero no se merece estar en el podio», aseguró el suizo de Red Bull.

No fue el único pique del Gran Premio de México. Fernando Alonso no pudo evitar culpar a su amigo Carlos Sainz de no haber conseguido un mejor resultado. El piloto asturiano, no obstante, justificó al joven de Toro Rosso. «Supongo que no me ha visto», dijo después de la carrera. «Teníamos adelantado a Carlos desde el principio de la carrera. Me fui a la hierba por la parte izquierda y casi hago un trompo en mitad de la recta a 300 km/h. Fue una maniobra un poco extraña. Supongo que esto comprometió nuestra carrera porque nos pasamos la primera parte de ella detrás de Carlos, paramos, e hicimos otras 40 vueltas detrás de él», recordó Alonso.

Por su parte, Carlos Sainz le quitó hierro a su choque con Fernando Alonso, pero se quitó algún tipo de responsabilidad. «No sé cómo ha sido. Sólo sé que he mirado en la recta y he visto a Fernando por la hierba», explicó. «No sé por qué ha sido. Creo que le he visto tarde, cuando iba ya por la izquierda. Son cosas que pasan. En la salida no cabemos todos», apuntó el madrileño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Carrera de insultos en el Gran Premio de México