El CSD exige a Villar otro millón que no gastó en planes de cooperación

La federación también desvió partidas dirigidas a proyectos en África y América

.

redacción / la voz

El Consejo Superior de Deportes (CSD) reclama a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) la devolución de la subvención de tres nuevos proyectos de cooperación porque o bien no llegaron a realizarse o, en cualquier caso, no ha sido correctamente justificado el uso del dinero, un millón tres mil euros. Así lo confirman a La Voz fuentes cercanas a la federación, después de que trascendiese que le exigen el reintegro de los casi 220.000 destinados a la creación de una escuela de fútbol en Haití, presuntamente desviados a otras actividades. A finales del 2010 se acordó la ayuda al país tras el terremoto que había causado 316.000 muertos y 350.000 heridos. Esa partida la había recibido a través de su fundación.

Tal como publicó el Boletín Oficial del Estado en febrero del 2011, el CSD, entonces presidido por Jaime Lissavetzky, había asignado a finales del 2010 otros 462.000 euros para un «programa de educación deportiva integral de las escuelas de fútbol», que debía desarrollarse en África, otros 287.000 para «un programa de campus de fútbol de tecnificación internacional» en Sudamérica y 254.000 más para un «programa de captación para gestores de clubes y federaciones en Iberoamérica».

En total, junto con el plan para Haití, proyectos por más de 1,2 millones de euros que la federación que preside Ángel María Villar debe justificar como realizados, o devolver, como cree el CSD. Este tiene fundadas sospechas de que no se realizaron las actividades para las que fueron consignadas las partidas. Un escándalo más después de que trascendiese ayer, según publicó El Mundo, el presunto desvío de fondos destinados a Haití. 

A diferencia de lo sucedido con las partidas que el CSD destinó a proyectos de cooperación de la Federación Española de Baloncesto en Senegal y Marruecos, también concedidas a finales del 2010, estas sí llegaron a realizarse. Se trataba de un centro deportivo y educativo de formación en Senegal y un programa de fomento del baloncesto en Marruecos.

Un varapalo que pone bajo sospecha la moral y la credibilidad del dirigente

Con la exigencia del CSD de que devuelva el dinero destinado a crear una escuela de fútbol y paliar los efectos del terremoto de Haití queda bajo sospecha la moralidad de Ángel María Villar. Presidente de la RFEF desde 1988, añadiría así una irregularidad más a una larga lista de causas pendientes con la justicia. Una forma de proceder que podría restarle apoyos y credibilidad de cara al proceso de reelección al que pretende presentarse, y que es acusado de demorar de forma deliberada desde hace meses.

Sin llegar a decirlo de forma explícita, el presidente del CSD, Miguel Cardenal, deslizó ayer la posibilidad de que Villar, además de devolver el dinero, tuviese que responder de alguna otra forma. «Nos comprometemos a llevar a cabo una comprobación detallada de las particularidades para ver si, aparte de ese reintegro que hemos solicitado, tiene otra connotación», explicó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El CSD exige a Villar otro millón que no gastó en planes de cooperación