El rebelde Kaepernick defiende su patriotismo ante las críticas

El «quaterback» de los 49ers se ha convertido en el rostro de las reivindicaciones de igualdad racial en Estados Unidos


Agencias / La Voz

Colin Kaepernick se ha convertido en un icono del deporte estadounidense, y no por su imagen, con ese afro imponente y su planta de 1,93 y 100 kilos. El quaterback de los San Francisco 49ers es un habitual de las noticias en Estados Unidos, pero más que por su rendimiento como jugador de fútbol americano, por ser el impulsor en las últimas semanas de un movimiento de protesta dentro del deporte de su país

Kaepernick decidió protestar quedándose sentado en el banquillo o bien arrollidándose en el campo mientras sonaba el himno estadounidense antes de los encuentros, una medida que fue replicada por otros jugadores y deportistas de Estados Unidos y que generó un fuerte debate en todo el país. El atleta pretendía así protestar contra el racismo y la violencia policial en Estados Unidos, que semanalmente deja casos de personas de raza negra fallecidas en tiroteos con la policía. 

Kaepernick no evitó la pasada madrugada la quinta derrota de los 49ers (1-5 en el arranque de la NFL) y en su primer inicio como titular en casi un año completó 13 de 29 pases para 187 yardas e hizo un envío de touchdown. El quaterback fue objeto de gritos de «USA, USA, USA ...» y abucheos de reprobación cuando se puso de rodillas durante el himno nacional como parte de su protesta contra lo que él ha llamado «opresión racial y brutalidad policial». Ante esas críticas, Kaepernick respondió con patriotismo: «No veo nada antiamericano en luchar por la libertad y la justicia para todos, por la igualdad que este país dice que defiende. Para mí, es muy patriótico y americano elevar al país a los estándares que dice exigirse», dijo el jugador tras el partido contra los Buffalo Bills.

Kaepernick, arrodillado durante el himno
Kaepernick, arrodillado durante el himno

Kaepernick redujo la duración de su contrato con los San Francisco 49ers la semana pasada, un contrto que vencía en el 2020 y ahora finalizará en el 2017. Al final de la actual temporada, el jugador tendrá la opción de quedar como agente libre o renovar por un año más. El nuevo acuerdo, según afirman medios locales, elimina una millonaria garantía que el jugador podía cobrar en caso de lesión. A cambio, recibirá mayores pagos en bonus, además de la posibilidad de quedarse con su pase tras el final de la temporada.

Todo en un contexto en el que Kaepernick ha recibido amenazas de muerte por su postura ante el himno estadounidense. Incluso comentarios injuriosos por parte de Ruth Bader Ginsburg, jueza asociada del Tribunal Supremo de los Estados Unidos, quien tuvo que disculparse tras calificar la actitud del jugador de los 49ers de «tonta y falta de respeto». En esa entrevista, la jueza dijo que los atletas tienen derecho a protestar «si quieren ser estúpidos». El Supremo se vio obligado a emitir un comunicado el viernes en el cual Ginsburg dice que ella apenas era consciente de la protesta sobre el himno y que sus comentarios fueron «inapropiados, desdeñosos y duros».

El próximo 25 de octubre arranca la temporada de la NBA en Estados Unidos, y se espera con curiosidad la actitud de los jugadores de baloncesto de una Liga donde una amplísima mayoría son de raza negra. El himno estadounidense se interpreta antes de cada evento deportivo. Hace 20 años, el base Mahmoud Abdul Rauf, nacido Chris Jackson y convertido al Islam, se negó a levantarse durante los compases del himno, y provocó una gran polémica que precipitó su adiós de la Liga un año después.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

El rebelde Kaepernick defiende su patriotismo ante las críticas