Un gran paso y un pequeño desquite para la selección española

España se mide a Italia, su verdugo en la Eurocopa, en busca de un triunfo que la acerque al Mundial

Alineaciones probables Italia-España Alineaciones probables Italia-España

redacción / la voz

Piqué volvió a ejercer de delantero al final de aquel partido en Saint Denis. Como hace solo unos días en Balaídos. Buffon le negó el gol, pero el central protagonizó otra vez las acciones más peligrosas de su equipo. Inconfundible síntoma de que casi todo fue mal. Al Barça frente al Celta, o a España ante Italia. En la Liga o en la Eurocopa. Un cambio de área del zaguero siempre retrata un naufragio colectivo. El sucedido en Francia este verano concluyó con la precipitada vuelta a casa del entonces campeón. Y eso que De Gea sostuvo como pudo al combinado nacional para llevarlo hasta el descuento con desventaja de un gol. Pelle anotó el segundo en tiempo extra, haciendo justicia a la diferencia demostrada entre ambas selecciones. Conte le ganó claramente el pulso a Del Bosque, negándole la reválida continental.

Hoy habrá oportunidad de un pequeño desquite, salvando las distancias del relevo en los banquillos y la envergadura de la ocasión. El duelo llega en la segunda jornada de una fase clasificatoria, poco que ver con los cuartos de un gran torneo, aunque el resultado de esta noche podría encarrilar el trayecto de locales o visitantes hacia la próxima gran competición.

El interés en la previa está en el proceso de renovación acometido por ambas escuadras, retocadas a partir del seleccionador. Ahí han tomado caminos inversos España e Italia. Los segundos lo han fiado a la experiencia; los primeros, a la juventud. Giampiero Ventura tiene 68 años y una dilatada trayectoria en varios clubes -debutó en el Calcio con el Lecce hace casi 20 temporadas-, con la promoción de jóvenes talentos como virtud. Lopetegui conoce la selección desde los equipos formativos, aunque llegó a lo más alto procedente del Porto portugués. Ambos coinciden en un detalle: tendrán hoy su primer encuentro de alto nivel.

En los anteriores -victoria amistosa contra Bélgica y goleada oficial a Liechtenstein- el técnico vasco ha ido retocando nombres y propuesta, mientras su próximo rival dejaba la herencia casi sin tocar. «Prandelli empezó a jugar con tres centrales, Conte lo perfeccionó y Ventura le ha dado continuidad. Sabe cómo administrar esa defensa. Es algo que hemos destacado y analizado. Pensamos en algunas soluciones, partiendo siempre de forma exacta: la esencia de nuestro juego, nuestro fútbol», diseccionaba Lopetegui ayer.

Su reto consiste en buscar armas con las que descifrar un dibujo que a España se le suele atragantar. Transitar las vías adecuadas hacia el marco contrario sin necesidad de agotarlas con Piqué. De momento, el míster no firma el empate, pese a que eso casi supondría poder decidir la clasificación en casa si el combinado nacional no se deja sorprender. Israel, Albania y Macedonia están bastantes pasos por detrás, al menos sobre el papel. 

Chiellini, baja por sanción

La fórmula del ensayo y error ya ha servido para determinar por dónde no. Hay que evitar el pelotazo para superar la atosigante primera línea de presión. Los balones en largo de De Gea ya se lo pusieron fácil a las torres italianas en Saint Denis. Esta vez al menos no estará la más peligrosa, se ausentará por sanción Chiellini, autor del primer tanto en el duelo que concluyó con la caída del campeón.

Será esa la gran ausencia local de esta noche en Turín. El resto de hombres importantes no faltarán. En los visitantes destacará la presencia de Callejón, aunque no será titular. El del Nápoles, rodado en defensas a la italiana, ofrece desparpajo y velocidad. Virtudes imprescindibles si de verdad España se quiere desquitar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un gran paso y un pequeño desquite para la selección española