Villar: ¿el principio del fin?

El presidente federativo ha entrado en una espiral decadente que podría acabar con su derrota electoral

.

Redacción / La Voz

El encadenamiento de fracasos de Ángel María Villar no puede ser casualidad. Tampoco lo es que ayer, el máximo favorito a convertirse en nuevo presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, cargara brevemente, pero con toda la dureza del mundo, contra el todavía presidente de la Federación Española de Fútbol. Y solo un día después de que el español anunciara su renuncia como candidato al organismo europeo.

El presidente de la Asociación de Fútbol de Eslovenia afirmó que «la gente quiere más transparencia», en alusión a Villar, en una entrevista publicada ayer por el diario francés L’Équipe. «La gente está harta de los viejos métodos. La gente quiere otras formas de hacer las cosas, nuevas ideas. ¡Ya basta!», añadió enérgicamente. 

Estas declaraciones son el último episodio de la progresiva decadencia de Villar en el mundo del fútbol, internacional y español. Casi nada le sale bien al bilbaíno, que comienza a ser una mala compañía en estos tiempos de presunta regeneración en la gobernanza del balompié europeo y mundial. Empezando por los problemas de su hijo Gorka en Uruguay, siguiendo por sus propios problemas judiciales en España, donde declarará la próxima semana en el juzgado en calidad de investigado por un posible delito de prevaricación; y sin olvidar que ahora se va a enfrentar a unas duras elecciones a la RFEF. Para muchos, estamos ya claramente en el principio del fin del Villarato

Precisamente, las elecciones a la presidencia del fútbol federativo serán ahora su único objetivo. No en vano, una derrota la dejaría ya completamente fuera de juego. En principio, parece que por fin se va a desbloquear la situación del reglamento electoral. Hasta la fecha, Villar ha conseguido retrasar las elecciones enviando reglamentos electorales que claramente incumplían la normativa ministerial. El dirigente procuró ganar tiempo hasta el punto de que ha estado muy cerca de lograr que no se celebraran este mismo año, algo que ya en sí mismo incumple la ley. Algunos directivos de la federación han manifestado a este periódico que por fin, de forma urgente, Villar modificará el reglamento y lo ajustará a la ley. En este caso, debe cambiar lo referente al voto electrónico y al voto por correo. Una vez que lo haga y lo envíe al CSD y este lo apruebe, comenzará de verdad el proceso electoral, que tendrá su punto álgido en la elección de los asambleístas, que es donde de verdad se juegan la victoria los candidatos.

Villar tiene opciones de repetir mandato y cumplir más de treinta años al frente de la federación. Su férreo control de las territoriales le da posibilidades. Pero la situación no es la misma que a principios de año. El deterioro de su imagen, sus continuos líos que le han costado millones de euros a la federación, bien sea por pérdida de patrocinios o bien por el decreto de venta centralizada de derechos de televisión, y sus coqueteos con la UEFA, han enfadado incluso a varios de sus fieles. En la acera de enfrente tendrá además a un Jorge Pérez que ha ido creando un equipo de profesionales a su alrededor durante este tiempo y que será un duro rival en las urnas.

Tebas: «Tenía las mismas posibilidades de presidir la UEFA que mi hijo de 5 años»

El máximo mandatario de la patronal de clubes, Javier Tebas, ha arremetido de nuevo contra el presidente de la Federación Española de Fútbol (FEF), Ángel María Villar, tras conocer la retirada de su candidatura a encabezar la UEFA, por no reunir los apoyos necesarios para superar al holandés Michel Van Praag y al esloveno Alexander Ceferin en las elecciones que se celebran el próximo miércoles en Atenas. «Villar no tiene el conocimiento necesario para presidir la UEFA porque está muy desvinculado de lo que pasa en el fútbol a nivel europeo y mundial», espetó Tebas. A modo de chanza, afirmó que tenía menos posibilidades de suceder a Michel Platini al frente del organismo rector del fútbol europeo que su hijo de cinco años: «Villar tenía las mismas posibilidades de ser presidente de la UEFA como mi hijo de cinco años. No contaba con apoyos, se ha dado cuenta a tiempo y se ha retirado. De todas formas, llevo diciendo esto desde hace ocho o nueve meses».

En los últimos meses, el presidente de LaLiga ya se mostró reticente a la decisión tomada por Villar de aspirar a encabezar la UEFA, al tiempo que criticó el retraso del calendario electoral en la federación: «Villar cree que la federación es un castillo feudal, un cortijo en el que hace lo que quiere, y cree que todos somos sus vasallos», denunció Tebas en repetidas ocasiones. Tras esta renuncia, que ya se intuía desde hace algunas semanas, la mirada de Villar se dirige hacia su reelección al frente del fútbol español.

Villar vuelve a utilizar a la FIFA para intentar chantajear al Gobierno

Una vez más Ángel María Villar ha recurrido a la FIFA para denunciar injerencias del Gobierno en el fútbol español. Villar, que se ha quejado del intervencionismo de Miguel Cardenal, presidente del CSD, denunció ante la FIFA la orden que regula las elecciones en las federaciones deportivas, el decreto sobre el reparto de los derechos de televisión del fútbol y el control de la distribución del dinero a la federación que preside.

No es la primera vez que el presidente de la federación busca el amparo de la FIFA, aún a costa de las gravísimas consecuencias que para el fútbol español podrían suponer sus quejas, como la posibilidad de producirse la expulsión de los clubes españoles o de la selección de las competiciones internacionales. Este chantaje ya lo utilizó Villar en el 2008, cuando era secretario de Estado para el Deporte el socialista Jaime Lissavetzky, que terminó cediendo ante la presión del presidente del fútbol español amparado por la FIFA, y lo ha repetido para intentar retrasar el proceso electoral.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Villar: ¿el principio del fin?