La perla de la gimnasia gallega

Con tan solo once años ha conseguido ser campeona de España absoluta en uno de los niveles de vía olímpica


Redacción / La Voz

Rocío Amor (A Coruña, 2005), considerada como una joven promesa de la gimnasia artística, es una de las gimnastas más destacadas del Club Tempo. Rocío, con solo 11 años, ha realizado una gesta histórica para esta disciplina en Galicia, proclamándose como la primera gimnasta que, entrenando en Galicia, consigue el título de campeona de España absoluta en uno de los niveles de vía olímpica. En este deporte hay diez niveles, del uno al cuatro son categoría base, y del cinco al diez pertenecen a la categoría de vía olímpica.

No es la primera vez que Rocío se sube a lo más alto del podio. En 2014, consiguió dos medallas en el Nacional y en 2015 terminó como campeona de España de nivel cuatro pequeñas, consiguiendo además el oro en barra y asimétricas.

En esta temporada, Rocío dio el salto a los niveles de vía olímpica, donde ninguna gimnasta que entrenase en Galicia había logrado conseguir ni una medalla. Ella se colgó cuatro preseas (bronce en barra y en suelo, oro en asimétricas y en la general). «Su mayor virtud es su trabajo diario, su tranquilidad y su concentración compitiendo», comenta Fon García, uno de los entrenadores de las gimnastas del Club Tempo.

En casa de Rocío están asombrados con su talento. Su padre, Toni Amor, confiesa que esta modalidad de la gimnasia era totalmente desconocida para ellos. Gran parte de la familia de Rocío se dedica a la música. Antes de empezar a entrenar en el Club Tempo «Rocío formaba parte del conservatorio, incluso tenía unos resultados y unas notas fabulosas», destaca su padre.

Un deporte que comenzó como una actividad extraescolar y que ahora se ha convertido en su forma de vida. «Un día llegó a casa y dijo que quería hacer gimnasia, la apuntamos y al cabo de unos días uno de los entrenadores nos dijo que tenía unas condiciones muy buenas», presume Toni.

Equilibrio y conciencia corporal

La colocación postural y la limpieza que tiene en la ejecución de los elementos son las cualidades técnicas más destacables que posee Rocío. Esto le permite aprovecharse del aprendizaje de la técnica al máximo y así utilizar solo la fuerza necesaria. Los aparatos en los que más influye esta cualidad son barra y asimétricas (los aparatos en los que realiza sus mejores ejercicios) y en los que, gracias a las notas sacadas en esta temporada y la anterior en esos dos aparatos, la elevaron en la clasificación general hasta la primera posición.

«Tiene un alto control de su equilibrio y conciencia corporal. En barra es donde más avanzó esta pasada temporada, llegando a hacer hasta cuatro mortales diferentes, los cuales no pudo presentar en nivel cinco, porque era una dificultad demasiado alta para lo que le pedía la normativa en ese nivel, así que es camino que ya ha avanzado yendo por delante de lo que le corresponde», comenta Fon García. Por lo tanto, serán cuatro elementos que necesitará en el máximo nivel cuando sea sénior a los 16 años, y que hoy por hoy ya los tiene. Los cuatro mortales diferentes que aprendió Rocío esta temporada los ejecuta Simone Biles, actual campeona olímpica, en su ejercicio de barra.

Margen de mejora

Su talón de Aquiles es el aparato de salto, único aparato donde no consiguió medalla en un campeonato de España todavía. Salto es el más explosivo, donde la potencia y la fuerza pueden ganar a la técnica. «Esto tampoco me preocupa demasiado. Cuanto más vaya creciendo, más ganará esa fuerza y explosividad con trabajo específico. Tanto en salto como en suelo, la fuerza y la potencia pueden suplir carencias técnicas, pero los aparatos técnicos son los que marcan las diferencias en los campeonatos, por ello debemos seguir cuidando y aprovechando esa colocación postural que tiene, su conciencia corporal y su alto equilibrio para seguir avanzando en sus aprendizajes y progresos», analiza su entrenador Fon García.

Una entidad que siembra talento y cosecha medallas a nivel nacional

El Club Ximnasia Tempo de A Coruña ha regresado del pasado campeonato de España muy satisfecho y orgulloso con los resultados obtenidos. La entidad sigue aumentando su medallero nacional por cuarto año consecutivo.

Este año se subieron al podio varias gimnastas del club. Candela Amor se hizo con una medalla dorada, Irene Ferreiro se colgó al cuello una presea de oro, Paula López consiguió dos distinciones de plata y una de bronce, y Rocío Amor, se llevó a casa dos medallas de oro y dos de bronce.

En estos niveles están las mejores gimnastas de España, las cuales llegarán el día de mañana al equipo nacional para participar en campeonatos de Europa, Mundiales e incluso en los Juegos Olímpicos.

Valores

«Estamos muy orgullosos de la actuación de todas nuestras niñas, las medallas son para muchas de ellas, sus recompensas al duro trabajo realizado durante todo el año. Todas representan los valores del club y de este deporte» explica Fon García.

A nivel individual, además de Rocío Amor, hay que destacar a otras de las gimnastas del Club Ximnasia Tempo. Es el caso de Paula López, que se ha proclamado como subcampeona absoluta de España en nivel cuatro pequeñas, además de obtener la medalla de plata en el aparato de suelo. «A pesar de los meses que una lesión muscular le impidió entrenar con normalidad, la perseverancia y el gran esfuerzo que realizó recompensaron a Paula, que consiguió colgarse dos platas y un bronce», explica otro de los entrenadores del Club Ximnasia Tempo, David Carrillo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos
Comentarios

La perla de la gimnasia gallega