Hipótesis para inconformistas

Usain Bolt cierra ocho años dorados en los Juegos dejando la duda de cuál era su tope real en la velocidad


Independientemente de la fecha elegida por Usain Bolt para la retirada de la alta competición, las dos últimas «olimpiadas» o espacios cuatrineales han sido los más fecundos de su dilatada trayectoria deportiva. Durante estos ocho años, que transcurren desde los Juegos Olímpicos de Pekín (2008) hasta los de Río de Janeiro, el astro del sintético no estuvo exento de problemas que afectaron a su progresión. Incluso de decisiones anteriores que condicionaron su planificación deportiva.

Inicios

En el 200 y el 400 metros. Con 15 años realizó 21,73 y 48,28 sg en 200 y 400 m. Solo dos años más tarde rebajó estos topes a 20,13 y 45,35 sg. Con estos registros muchos entrenadores hubieran apostado por compaginar estas dos disciplinas, tal y como hizo Michael Johnson, campeón olímpico y mundial de estas pruebas, a la vez de plusmarquista del mundo (19,32 y 43,18 sg).

Planificación

No se entrenó en la distancia de la vuelta a la pista. El jamaicano evitó entrenarse para los 400 m, aunque solía correr uno en cada temporada, en torno a 45 segundos. Su mejor marca personal es de 45,29 sg, con 20 años en el 2007. Creo que esta decisión, acertada, fue determinante para que Bolt hiciera historia en la velocidad corta.

Efectos de las renuncias

Mayor capacidad acelerativa. El hecho de no preparar los 400 m. permite diseñar una planificación deportiva en la que se puede desarrollar con mayor relieve la capacidad acelerativa, que puede significar en el caso de los 100 metros el 70% de la carrera, así como la velocidad máxima. Es muy probable que hoy en día el record del mundo del hectómetro no fuera de 9,58 sg, si Bolt hubiera seguido preparando los 400 m.

Los límites

Las mejores marcas las realizó con 23 años. Sus mejores marcas de 9,58 y 19,19 sg, están bastante equilibradas. Las realizó con 23 años (2009). Desde entonces la temporada en la que más se acercó a las mismas fue en los Juegos de Londres 2012 (9,63 y 19,32), pero no los volvió a superar. Esta situación no es normal en la evolución de la inmensa mayoría de los atletas. Pero estos últimos ocho años no han sido fáciles para Bolt.

Las lesiones

Muchos problemas de espalda durante su carrera. Hay que considerar que el caribeño ha tenido muchos problemas con su espalda.  Nació con una escoliosis en la parte baja de la columna, afectando a sus músculos isquiotibiales, que son sometidos a una tensión máxima en la carrera veloz. Padeció lesiones antes de los Juegos de Londres (2012) e incluso en las semanas previas a Río, entre otros momentos de su vida deportiva.

Progresión frenada

La consecuencia de los problemas físicos. Estas lesiones explican, en una parte importante, por qué un atleta que realiza sus mejores marcas con tan solo 23 años, no vuelve a mejorarlas más tarde. A pesar de ello, hay que poner en valor el acierto de su equipo de apoyo, entrenador, médicos, fisioterapeutas? que han conseguido colocarlo en tres Juegos Olímpicos y cuatro campeonatos de mundo y proclamarse vencedor en todas las ocasiones (Pekín 2008; Berlín 2009, Daegu 2011; Londres, 2012, Moscú 2013; Pekín 2015 y Río 2016).

Hipótesis en 100 metros

Sus mejores parciales arrojarían una marca de 9,54s. ¿Qué hubiera ocurrido si el astro jamaicano no sufriera estas lesiones? Es factible predecir que los actuales récords mundiales, en ambas pruebas individuales, serían mejores. En su momento explicamos el análisis de los mejores parciales de 10 metros del propio Bolt, comparando los de Pekín 2008 y Daegu 2009. Solo con conjuntarlos, su récord lo situaría en 9,54 sg. Pero si lo justificamos en clave de parciales de otros atletas, acumulándolos en una «carrera ideal», la actual plusmarca mundial se situaría en 9,45 segundos.

Hipótesis en 200 metros

El reto de bajar de los 19 segundos parece factible. Con un equilibrado entrenamiento dirigido a 100 y 200 m, Bolt está preparado para doblar su registro del hectómetro y predecir la marca de 200 m, con un margen de error de 3 o 4 centésimas. Por ejemplo, en Berlín 2009 marcó 9,58 y 19,19 (+0,03 sg). Su gran reto de bajar de los 19 segundos en el doble hectómetro es factible. Pero sólo si vale, al menos, 9,50 en 100 m

Hipótesis en 400 metros

Podría registrar 42,50 s, aunque es difícil que lo intente. En la actualidad hay un hombre que puede bajar de los 43 segundos en los 400 m. Se trata del actual campeón olímpico Wayde Van Niekerj, que a punto estuvo de hacerlo en Río (43,03). Pero Bolt puede mejorarlo. Otra cuestión es que acepte ese reto con todo el esfuerzo que implica. No lo creo, aunque me encantaría equivocarme. En esta distancia podría registrar 42,50 sg.

Broche de diamantes

Los costes de combinar las tres distancias. Si lo hiciese perdería algo de velocidad de base. Pero podría poner un broche a su impecable historia siendo plusmarquista del mundo, sin contar el relevo, de 100, 200 y 400 m, simultáneamente. El atletismo es un deporte para inconformistas y no para complacientes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Hipótesis para inconformistas