La polémica visita al baño de Nishikori que abortó la remontada de Nadal

El tenista japonés se ausentó doce minutos durante el partido por el bronce


 Rafael Nadal no quiso polemizar tras la derrota ante el japonés Kei Nishikori, pero consideró que «alguien tiene que controlar» cuando un rival, como fue el caso del nipón, se marcha «doce minutos» al vestuario. El tenista balear, «satisfecho» por haber dado «todo y más» de lo que tenía en los Juegos de Río 2016, indicó que «con el árbitro no ha pasado nada, después de perder no es momento de hablar, pero cuando uno remonta después de ir perdiendo 6-2, 5-2 y gana el set, y el rival se va doce minutos, alguien tiene que controlar esto. A mí en Río de Janeiro no me dejaron ni cambiarme los pantalones, me los puse al revés y no me dejaron cambiármelos. Esta es la realidad, nunca pasa nada», dijo en declaraciones a TVE.

De todos modos, Nadal fue deportivo y quiso «felicitar» al japonés que había «jugado mejor» en el partido por el bronce. «Estoy feliz por lo que he luchado y la actitud durante el torneo. Hay que estar satisfecho del juego y porque se ha dado todo y más de lo que tenía», indicó.

«He luchado hasta el final, pero estaba muy cansado, la verdad. Desde el comienzo me ha costado mucho y he estado vacío de energía. Ha sido una semana durísima para mí después de dos meses sin competir y no ha podido ser», lamentó.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La polémica visita al baño de Nishikori que abortó la remontada de Nadal