Mireia Belmonte dice adiós a Río con un cuarto puesto

La nadadora se despidió de los Juegos Olímpicos rozando el podio en los 800 libres. Se va con un oro y un bronce


Se quedó a un puesto de otra medalla, pero nada podía quitarle a Mireia Belmonte su enorme sonrisa. La nadadora se despidió hoy de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tras cumplir una actuación inolvidable que la mete en la historia grande del deporte español.

El cuarto puesto en el 800 libre, la prueba donde la imparable Katie Ledecky dio una nueva exhibición batiendo su récord mundial, pone punto final a una semana consagratoria para Belmonte.

La española logró el miércoles el primer oro olímpico de su carrera en los 200 mariposa y además cosechó un bronce el sábado en los 400 estilos. Fue la encargada de darle a España sus primeras dos medallas en Río y con sus cuatro preseas totales -incluyendo las dos de Londres- deja Brasil a sólo un paso del récord nacional de cinco del piragüista David Cal.

Un balance más que favorable para la nadadora de 25 años nacida en Badalona, que hoy no dejó de sonreir ni un instante en su diálogo con los medios.

«Estoy súper contenta con el bronce, que no me lo esperaba, y el oro en mariposa ha sido una pasada», resumió su participación en Río.

La española ingresó a la final con el octavo mejor tiempo, por lo que la última carrera de su cargado programa no se presentaba sencilla. Y con el oro de Ledecky ya dado por descontado, sólo había dos plazas por las que luchar.

Estuvo cerca de conseguir una de ellas Belmonte, pero le faltó esa energía final para lograr una de sus características remontadas. Con su tiempo de 8:18,55 minutos, se quedó a dos segundos del bronce que se colgó la húngara Boglarka Kapas.

La plata fue para la británica Jazz Carlin y el oro, como se esperaba, propiedad absoluta de Ledecky. La estadounidense nadó prácticamente sola en toda la carrera y con su tiempo de 8:04,79 bajó en casi dos segundos su propio récord mundial.

«Es como Phelps... en ningún momento la he visto», dijo entre risas la española. «Contaba ya con que ella iba a estar por delante y yo iba a tener que luchar con los que estaban al lado. Es un placer nadar con ella, sólo en competiciones grandes puedes competir contra los monstruos estos», señaló la cuádruple medallista olímpica.

En cuanto a la carrera de hoy, Belmonte dijo que sabía que iba a ser una prueba compleja pese a su plata de Londres. «Ha sido una carrera bastante difícil, sobre todo estando en la calle ocho que no controlaba muy bien lo que tenía al lado», indicó.

«He luchado hasta el final, he intentado salir a tope y aguantar hasta el final y jugármela, como siempre», comentó sobre su estrategia.

«Y hoy he hecho récord de España. Eso quiere decir que la natación está mas difícil, porque yo con un tiempo superior al de hoy hice plata en Londres», evaluó Belmonte.

La española llegó a Río tras una hiperxigente preparación comandada por su entrenador, el francés, Fred Vergnoux, que incluyó estancias en las montañas de Sierra Nevada y largas jornadas de entrenamientos. Y Belmonte dejó hoy en claro que está dispuesta a hacerlo una vez más con vistas a Tokio 2020: «Es que me gusta mucho la natación para dejarla ya. Todavía tengo 25 años y estoy en la flor de vida».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Mireia Belmonte dice adiós a Río con un cuarto puesto