Villar sigue en su mundo

Se postula para la UEFA y no elige seleccionador a menos de dos meses de la clasificación para el Mundial


redacción / la voz, agencias

Ángel María Villar mostró ayer en la Asamblea General de la Federación Española de Fútbol que vive en su propia burbuja haciendo oídos sordos a las necesidades del fútbol español. Por ello, un día después de que se archivase la querella que presentó contra el presidente del CSD, Miguel Cardenal, sigue sin nombrar seleccionador cuando quedan menos de dos meses para el primer partido de clasificación para el Mundial de Rusia 2018.

Es más, además de todo ello, ayer incluso se atrevió a formarse una propia composición de lugar sin sustento alguno, según la que él se cree uno de los favoritos para presidir la UEFA. «Los dirigentes del fútbol europeo me han animado a que me presente a la presidencia de la UEFA», dijo ayer. La realidad es que el plazo para presentar candidaturas expira el miércoles y que, según publicó el diario El País recientemente, «la negativa del Ejecutivo del organismo a apoyar su candidatura, su pertenencia a la cuestionada vieja guardia y un control de integridad pueden dinamitar sus aspiraciones a la presidencia». La verdad es que Villar no cuenta con los apoyos necesarios.

En lo relacionado con el nombramiento del nuevo seleccionador español, Villar ya había aplazado desvelar el nombre a su Junta Directiva anteayer. Y ayer repitió comportamiento ante la Asamblea General. 

Compromisos internacionales

La selección española disputará ante Bélgica el 1 de septiembre el partido amistoso que fue suspendido el 17 de noviembre por la amenaza terrorista y estrenará entrenador en Bruselas, tras la marcha de Vicente Del Bosque. El nuevo seleccionador tendrá que afrontar el próximo 5 de septiembre con La Roja el primer partido de la fase de clasificación para el Mundial de Rusia 2018 frente a Liechtenstein. A pesar de la premura, Villar no ha dado todavía el nombre del nuevo entrenador nacional. 

Homenaje a Del Bosque

El ex seleccionador Vicente del Bosque recibió ayer un homenaje por su labor al frente del combinado nacional durante los últimos ocho años. Emocionado, Del Bosque fue ovacionado por todos los asistentes a la Asamblea General Ordinaria y confirmó que seguirá en el organigrama de la RFEF y ejercerá un cargo sin remuneración, que también está por definir.

«Para mí es un honor. En estos ocho años hemos tenido de todo, bueno, muy bueno, regular y malo. Pero esto es el deporte y educar para que la gente admita la derrota es un trabajo de todos», explicó Del Bosque.

«Seré un ex para todo, pero si me necesitan para algo cuenten conmigo», concluyó el entrenador que llevó a España a ganar un Mundial y una Eurocopa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Villar sigue en su mundo