Portugal creyó en el milagro

JOSE VALENCIA REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

Supo sobreponerse a la lesión de su estrella, en una final sin calidad pero emocionante

11 jul 2016 . Actualizado a las 11:49 h.

España ganó las dos últimas Eurocopas y Xavi Hernández fue el encargado de llevar el trofeo a Saint Dennis. Portugal cogió el relevo de España y suma su primer trofeo continental de su historia. La final no tuvo calidad, fue sosa, aburrida y estuvo marcada por la lesión de Cristiano Ronaldo, que a los 23 minutos de juego tuvo que abandonar el campo lesionado en su rodilla izquierda. Portugal creyó en sus posibilidades y ganó en la prórroga.

El comienzo

Salida en tromba de FranciaLa selección gala salió a por todas, dispuesta a decidir la final con un gol en los primeros minutos. Realizó una gran presión arriba y se aprovechó de las pérdidas de balón de los portugueses, muy nerviosos en los primeros minutos. Griezmann tuvo dos muy claras en el arranque del encuentro, la segunda salvada por Rui Patricio en una gran intervención. Tras un comienzo brillante, Francia se diluyó hasta que volvió a aparecer en la última media hora, en la que le metió una marcha más a su juego para intentar ganar el partido.

Cristiano Ronaldo

La estrella lusa solo pudo jugar veinte minutos. Cristiano Ronaldo estuvo veinte minutos en el campo. Un golpe de Payet le provocó una lesión en su rodilla izquierda. Le realizaron un vendaje en la rodilla, intentó volver, aunque no pudo aguantar. El capitán portugués se retiró del campo entre lágrimas y ante una gran ovación por parte de los aficionados. Una baja importantísima para los portugueses, aunque consiguieron rehacerse. Otros jugadores como Renato, Quaresma o Éder asumieron una mayor responsabilidad en el juego. Cristiano se perdió el partido de su vida.