Wimbledon recibe al ciclón Djokovic

Paulo Alonso Lois
PAULO ALONSO LOIS REDACCIÓN / LA VOZ

DEPORTES

GERRY PENNY | EFE

El balcánico parte favorito, con Nadal lesionado, Federer en el ocaso y Murray demasiado irregular

27 jun 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Cuando hace 50 años Manolo Santana ganó Wimbledon, acudía cada mañana al entorno del All England Club en metro, vivía solo en un apartamento y, cuando se marchó con el trofeo, llegó a totalizar más gastos que ingresos. Esta mañana Novak Djokovic estrenará la inmaculada pista central contra el británico James Ward (Canal + Deportes, 14.00) y se pondrá en marcha una maquinaria multimillonaria. Se mantiene el ceremonial del torneo más auténtico del planeta (la indumentaria blanca, la ausencia de publicidad, el protocolo...) pero el evento, todavía dentro de la Unión Europea, actúa como una fábrica de fabricar dinero. Hasta 34,5 millones de euros se ponen en juego. Y en las casas de apuestas británicas, las mismas donde los jugadores se equivocaron al negar el brexit, se da ahora por altamente probable su reedición del título que ya ganó en los años 2011, 2014 y 2015. 

El presente pertenece a Djokovic, que solo ha perdido tres partidos en todo el 2016. Que ya ganó Australia y Roland Garros, las dos primeras paradas del grand slam. Y que dedicó las tres semanas que ahora separan la tierra de París de la hierba de Londres a descansar y prepararse. Evitó competir en hierba porque ya sabe todos sus secretos. 

«Cada vez que vengo busco revivir esos recuerdos de la infancia, cuando me imaginaba como una parte importante de este torneo», explicó ayer Djokovic, que ve su motivación intacta: «Todavía siento la misma emoción del primer día».