Ojalá esta fuera la autocanasta de Ferrándiz


Si hoy estuviésemos hablando de fútbol tendríamos que decir que Ourense se ha marcado un gol en propia puerta. Pero tratándose de baloncesto lo oportuno es referirse a una autocanasta. Ojalá fuera la nuestra igual de efectiva que la de Ferrándiz. En 1962 el entrenador del Madrid indicó a uno de sus jugadores que anotara en su propia canasta para evitar una prórroga y, con ella, una derrota demasiado abultada para una remontada en la vuelta. Fue una estrategia, el pasaporte a una victoria. En Ourense, a la vista de los resultados, ni hay estrategia ni se gana (aunque jugadores y entrenador sí lo hagan en la cancha). Por eso el COB se ha marcado una autocanasta. Y al resto, nos han metido un gol.

Quedarse fuera de la ACB después de lograr un ascenso en diferido es el colmo. El colmo para una directiva que solo ahora lamenta su falta de independencia y que se olvidó, al hacer las cuentas, de que la política en muchos casos solo resta. El colmo para una Diputación provincial que un día podía responder por 1,5 millones de euros y al día siguiente por 600.000. El colmo para un Concello que primero dio alas, porque sería feo no hacerlo, pero que después las acabó cortando. El colmo para algunos partidos de la oposición que, mientras gobernaron, no tomaron decisiones para explotar la burbuja en la que se ha convertido el COB. El colmo para el resto de accionistas, los que tienen un 58 % de la sociedad y un 0 % de responsabilidad. El colmo de los colmos.

Soñábamos con canastas en ACB -cabría preguntarse quién ante (active el modo ironía) la avalancha de empresas patrocinadoras y de campañas de crowfunding- pero al final la metimos en nuestro cesto. Pero perdiendo algo más que aquel partido de Ferrándiz.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Ojalá esta fuera la autocanasta de Ferrándiz