El relevo de Xavi se forjó en La Masía

rodrigo errasti COLPISA

DEPORTES

Aduriz, entre Thiago y Cesc
Aduriz, entre Thiago y Cesc JAN HETFLEISCH | EFE

Cesc y Thiago se disputan la plaza más reñida entre los jugadores de campo de España

11 jun 2016 . Actualizado a las 12:14 h.

Un puesto del once inicial preocupa más que ningún otro a estas horas a Vicente del Bosque. Aunque en la sesión de entrenamiento a puerta abierta del jueves en el coqueto Marcel Gaillard de Saint Martín de Ré mezclase jugadores, en la expedición ya tienen claro cómo van a arrancar ante República Checa el próximo día 13 de junio en Toulouse. Será el habitual 4-1-4-1 con la defensa clásica de estos meses (Juanfran, Ramos, Piqué y Alba), el hombre clave que sujeta el equipo (Busquets), Iniesta por dentro con Silva y Nolito por bandas. David De Gea, si la convulsión generada por la Operación Universal no modifica la idea inicial del seleccionador, estará en la portería y Alvaro Morata ocupará la referencia en punta. Dos años después de la salida de Xavi Hernández, todavía no se ha encontrado heredero para el pequeño genio de Terrassa.

A nivel liderazgo se tiene claro que es Busquets el que debe asumir galones, pero a la hora de hablar de creación de juego el asunto cambia. «Sergio es uno de los que desde esa posición del mediocampo van a liderar a esta selección, pero Sergio y Xavi son jugadores distintos desde luego. Todavía tenemos a los Iniesta, David Silva, Fàbregas y Santi Cazorla, toda esta gente que nos ha hecho buenos y que sigue todavía en la selección y con un muy buen nivel. Y también están Thiago y Koke», explicaba en diciembre pasado en Doha antes de conocer sus rivales en este torneo. Descartado por lesión Cazorla, el más usado durante la fase de clasificación, la primera idea del salmantino fue completar el relevo con Thiago Alcántara.

En la Ciudad del Fútbol se creía firmemente desde hace tiempo que estaba llamado a ser el director de juego de la absoluta. Tras quedarse fuera por lesión de los Juegos Olimpicos del 2012 y el Mundial de Brasil 2014 la cita francesa se presenta como su gran oportunidad. Su presencia en el grupo se reduce a solo nueve partidos internacionales (el último en Getafe) desde que hiciera su debut en agosto del 2011. En el 2013 fichó por el Bayern Múnich como gran apuesta de Guardiola, que lo vio crecer en La Masía desde que tenía 13 años y lo hizo debutar en el filial con 16 años y en el primer equipo con 18. El problema es que Thiago, al que nadie le puede negar tener una personalidad marcada que le anima a ser protagonista con la pelota, tiene en algunos momentos excesiva prisa con el balón.