«Siempre me fijé en Guardiola»

Se declara orgulloso de ser el mejor pasador de la Liga, pero lo cambiaría por que su equipo siguiese en Primera


A Coruña / La Voz

A este paso va a haber que instaurar un trofeo Trashorras al mejor pasador de la Liga. El gallego, de 35 años, volvió a ofrecer más que nadie, pese a que el Rayo descendió. «A uno le gusta, es un orgullo. Cuando estás con jugadores del Barça o del Madrid, que se cuele uno del Rayo y quede primero, al final te enorgullece. Pero lo cambiaría por que el Rayo siguiera en Primera. Ese dato quiere decir que la idea que tenemos es de mucho toque, de mucha posesión de balón y, sobre todo, la gente como yo, que juega en el medio, necesita estar en contacto con el balón, dar pases y darlos buenos, que es lo más importante», afirma.

-Usted comenzó su carrera como delantero, pero ha triunfado como mediocentro.

-Sí, y era un delantero que metía muchos goles, y cuando debuté en el primer equipo del Barça lo hice de extremo. A veces en el Barça B también jugaba de mediapunta. Quizá a partir del Celta y de Las Palmas empiezan a retrasarme un poco más la posición. En Las Palmas ya jugaba de mediocentro y, sobre todo, es cuando llego al Rayo y Paco ve que soy de los jugadores que mejor criterio tengo a la hora de jugar el balón, o con mejor visión de juego. Para la idea que él traía de querer que su equipo juegue bien y de que tuviera el control del juego, vio en mí esa pieza para empezar a tener ese estilo claro, un jugador que le diera continuidad al juego y claridad a la hora de jugar el balón. Creo que esto fue lo que vio en mí. Y sobre todo esa personalidad a la hora de sacar el balón, porque no solo es hacerlo, sino saber qué hacer cuando los rivales te aprietan y estás complicado, tener esa personalidad para sacarlo adelante.

-Cuando le encargó este reto ¿se imaginaba como mejor pasador?

-No, nunca. Y, además, vienes de jugar arriba y solo piensas en dar últimos pases o marcar goles. Pero cuando iba jugando más atrás y al llegar al Rayo sí que uno va evolucionando y buscas otro modo, otras cosas que beneficien al grupo.

-¿Ha tenido un modelo?

-Siempre me he fijado mucho en el juego del Barça, el juego de posesión, porque he venido de allí y todo lo que sé, los valores que tengo y la formación que tengo en el fútbol me la enseñaron en La Masía. Aunque hayas sido delantero, mediapunta o extremo siempre se inculca el juego de posesión. Los delanteros de allí eran jugadores que participaban mucho en el pase, en los rondos, esos famosos triángulos del Barça,... eso todo uno lo mamó, lo recibió y así ha sido más fácil adaptarme a la posición en la que juego ahora.

-En su época, un día se fijaría en Kluivert y otro en Guardiola.

-Me fijaba mucho en todos y me gustaban mucho todos. Lógicamente, si jugabas más adelante, te fijabas más en los de delante, pero siempre me fijaba en Guardiola. Guardiola a la gente que hemos estado allí siempre era un referente, no solo por la situación y lo inteligente que era en el campo, sino por lo que transmitía, era un líder desde el primer momento en que lo veías y lo que transmitía era algo que no estaba al alcance de todos.

-No le extraña la trayectoria que lleva como técnico.

-No, se veía que tácticamente era un jugador muy inteligente, porque no era rápido, físicamente endeble, que no va bien de cabeza, que no le pegaba con las dos piernas,... cómo podía jugar tantos años y ganar tantos títulos, es que tiene que ser muy superior a los demás en inteligencia y tácticamente.

«Me hubiera gustado ir a algún partido con España, pero hay que respetar al seleccionador»

El Barcelona, Trashorras y la selección comparten el mismo estilo futbolístico, pero el gallego nunca fue internacional.

-¿Cuánto ha influido en su propio éxito que el fútbol español haya triunfado en Europa y el mundo desde una apuesta también por el pase y la posesión?

-Desde siempre en Barcelona se ha intentado hacer ese tipo de fútbol, pero sí que en los últimos años se ha trasladado a nivel nacional e internacional. El fútbol, lógicamente en la época de Cruyff, pero sobre todo desde Guardiola, ha roto esa barrera. Sobre todo se ha beneficiado mucho la selección. Que haya ganado lo que ha ganado y haciéndolo como lo ha hecho ha roto un poquito ese esquema de que no hace falta ser un equipo grande para jugar bien al fútbol.

-¿Le queda la espina clavada de no haber sido internacional?

-También son circunstancias. El otro día en la radio le preguntaron al seleccionador por mí y le agradezco mucho sus palabras, porque elogió lo que llevo haciendo estos años, dijo que me había tenido en mente, pero que hay muchos jugadores. Al final es complicado y hay que respetar lo que dice. Lógicamente a uno le hubiera gustado ir a algún partido, pero hay que respetarlo.

-El reto es prolongar este juego en Segunda o en otro equipo.

-Es que yo soy de los que piensa que al fútbol hay que jugar bien. A mí me decía Cruyff que jugar bien es que si tu equipo va de azulgrana, es que uno de azulgrana se la pasa a otro azulgrana. Simplemente eso para él ya era jugar bien. Y yo soy de los que piensan que cualquier equipo puede jugar bien al fútbol. Lo ha hecho el Rayo estos cinco años con un presupuesto bajísimo, con jugadores normales o de una calidad normal ha sido romper esa barrera, que un equipo pequeño puede jugar bien al fútbol. En este sentido, han sido cinco años muy buenos. Y en Segunda ocurre lo mismo. Yo he jugado en Segunda bastantes años y claro que se puede jugar bien al fútbol. Soy de los que piensa que el que mejor juega y el que mejor hace las cosas y el que más cosas hace para ganar a la larga acaba ganando más partidos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Siempre me fijé en Guardiola»