Marc Márquez gana en Austin para ser más líder del Mundial

Una caída de Rossi impidió al italiano terminar la carrera, algo que no pasaba desde el circuito de Aragón en el 2014


Austin

 El español Marc Márquez sumó su segundo triunfo consecutivo de la temporada y el cuarto en el circuito norteamericano de Austin para consolidarse como líder del mundial de MotoGP tras disputarse el Gran Premio de las Américas.

Márquez suma 66 puntos en la tabla provisional del campeonato, por los 45 de Jorge Lorenzo, que acabó segundo, en tanto que el italiano Valentino Rossi perdió esa posición al no puntuar en Austin tras sufrir una caída.

Nada más apagarse el semáforo rojo el piloto de Repsol Honda salió como una exhalación para colocarse líder, perseguido por los dos pilotos de Yamaha, el español Jorge Lorenzo y el italiano Valentino Rossi, aunque tanto el uno como el otro se colaron durante la primera vuelta perdiendo varias posiciones.

Con Márquez en cabeza, se vio en la segunda plaza el italiano Andrea Dovizioso (Ducati Desmosedici GP16), seguido por Jorge Lorenzo y con Rossi en la sexta plaza, tras Aleix Espargaró (Suzuki GSX-RR) y Dani Pedrosa (Repsol Honda RC 213 V).

Rossi intentó en una primera ocasión superar a Pedrosa, pero éste le devolvió el adelantamiento y su esfuerzo por intentar superar al español le hizo cometer un error en la segunda curva que le forzó a la retirada, en tanto en cuanto por delante Márquez marcó una vuelta rápida en el segundo giro perseguido por Dovizioso.

Desde Aragón en 2014 el italiano había conseguido finalizar todas las carreras y aunque sus mecánicos prepararon la segunda moto, el nueve veces campeón del mundo no regresó a la pista.

El ritmo de Marc Márquez, con varias vueltas rápidas consecutivas, hizo que la cabeza se estirase mucho hasta dejarlo a él en solitario y con un trío de pilotos a algo más de segundo y medio; el italiano Andrea Dovizioso y los españoles Jorge Lorenzo y Dani Pedrosa.

Unos metros más atrás se quedó Aleix Espargaró en su particular pelea con el italiano Andrea Iannone (Ducati Desmosedici GP16).

En apenas cinco vueltas, el piloto de Repsol ya contaba con una ventaja de más de dos segundos y Jorge Lorenzo conseguía superar a Dovizioso para colocarse segundo.

Una vez más, por segunda carrera consecutiva y sin ser culpa suya, Andrea Dovizioso no pudo acabar la prueba.

Nada más comenzar la séptima vuelta, Dani Pedrosa perdió el control de su Repsol Honda en la frenada de subida de final de recta y su moto impactó contra la del italiano, sin que éste pudiese hacer nada por evitarla.

Pedrosa intentó continuar, pero unas vueltas después acabó tomando el camino de los talleres.

Las posiciones de cabeza se encontraban en esos momentos muy definidas, con Marc Márquez destacado, perseguido a casi tres segundos y en aumento por Jorge Lorenzo y ya con Andrea Iannone tercero a más de seis segundos, mientras que por la cuarta plaza pugnaban los dos pilotos de Suzuki, Aleix Espargaró y Maverick Viñales.

La juventud de Viñales pudo más que la veteranía de Espargaró, quien tuvo que ceder ante su compañero de equipo para conformarse con la quinta plaza, mientras su hermano Pol (Yamaha YZR M 1), peleaba por la séptima en un trío con el español Héctor Barberá (Ducati Desmosedici GP14.2) y el italiano Michele Pirro (Ducati Desmosedici GP15), que a la postre superó al de Dos Aguas.

En la undécima posición se clasificó Álvaro Bautista con su Apriia RS-GP, justo por detrás de su compañero de equipo, el alemán Stefan Bradl, con Esteve «Tito» Rabat (Honda RC 213 V), decimotercero tras dar buena cuenta del colombiano Yonny Hernández (Ducati Desmosedici GP14.2) en las últimas vueltas. 

La primera de Rins

El Circuito de las Américas fue el escenario de una buena carrera de Moto2, una carrera de Mundial, con casi todos los que cabía esperar peleando por los puestos de podio -tal vez a falta de los dos pilotos del Estrella Galicia 0,0, el desdibujado Alex Márquez y Morbidelli, muy activo en las dos primeras carreras del año-. Como se había intuido tras los entrenamientos, Alex Rins dejó claro esta vez sí por qué es uno de los favoritos al título. Un piloto que ya tiene trazado su camino hacia MotoGP en 2017 y que desde la 'pole' puso el ritmo en todo momento. Aunque en toda la parte central de la prueba tuvo que lidiar con la presión del ganador en Texas en 2015, Sam Lowes, que mantuvo al español en el punto de mira con un margen que rondó el medio segundo. Rins hizo lo que no hizo en los dos primeros Grandes Premios, salir bien. Y después apretó para coger un hueco que le permitió controlar la carrera. «La verdad es que Sam me ha apretado por detrás», confesó después de recibir el trofeo de ganador, el tercero que recibe desde que es piloto de Moto2.

Por detrás, el campeón de 2015, Johann Zarco, fue capaz de imponerse en un grupo de buenos pilotos, el líder de la general hasta este domingo, Luthi, Aegerter, Folger y Corsi, un pelotón en el que también rodó Nakagami. «Lo interesante de Moto2 es cada vez vamos bajando más los tiempos», comentó al finalizar la prueba el francés que renunció a su salto a MotoGP por seguir aprendiendo en la clase reina. «Aquí todo el mundo aprieta; no me arrepiento de haberme quedado», explicó. El podio de Austin es un reflejo de lo que puede ser este año. Rins, Lowes y Zarco cuentan con galones de favoritos. De momento, tras tres carreras, están los tres separados por dos puntos en una general encabezada por el británico y en la que el pupilo de Sito Pons ya es segundo. 

Fenati presenta su candidatura al título

Romano Fenati debutó en el Mundial el mismo año en el que se estrenó Moto3. En Catar sorprendió con un fantástico segundo puesto, resultado que mejoró una carrera después en Jerez. Italia, huérfana de referentes para sustituir a Valentino Rossi, que por entonces penaba en Ducati, se aferró a este regordete chaval nombrándole sucesor del mito. Un peso que no fue capaz de soportar. Recuperado por el propio Rossi tanto en su equipo como en su academia, Fenati ha ido poco a poco recuperando el pulso. Piloto de domingos, en los últimos años perdía gran parte de sus opciones con entrenamientos grises que luego hipotecaban sus carreras. En eso han trabajado a conciencia este invierno en una estructura estandarte del nuevo motociclismo italiano capitaneada por Pablo Nieto. En Austin, ya desde el primer entrenamiento se vio a un Fenati sólido y concentrado, trabajando su vuelta a vuelta, una línea que ya mantuvo tanto en Catar como en Argentina. «En la primera parte de la carrera Navarro se escapó mucho, pero nunca he tirado la toalla, he apretado muy fuerte todo el rato y he tratado de hacer mi ritmo; he tenido un 'feeling' fantástico con la moto y no he perdido la concentración», explicó después de sumar su sexto triunfo en el campeonato. El italiano recortó la ventaja de casi dos segundos que llegó a acumular Jorge Navarro en las primeras vueltas, un margen que, después de su espectacular ritmo en el calentamiento hacía intuir que podía lograr al fin su primera victoria en Moto3. «He salido muy bien pero he empezado a tener problemas detrás, se movía mucho la moto», analizó el piloto español después de una carrera que se retrasó para limpiar el aceite de la pista derramado en la sesión anterior. «Quería seguir a Romano, pero he cometido varios errores y me he descolgado. He visto que mi ventaja con el grupo perseguidor era buena y he decidido relajar el ritmo porque eran buenos puntos para el campeonato», añadió el valenciano. Con este resultado Navarro se mantiene segundo de la general, a tres puntos de Binder, que salvó los muebles tras un gris fin de semana con un tercer puesto favorecido por un problema técnico de Quartararo. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Marc Márquez gana en Austin para ser más líder del Mundial