Vuelve la pesadilla para Florentino

Una eliminación contra el Wolfsburgo le pondría ante una nueva pañolada


Redacción / La Voz

Justo en el instante en que Hernández Hernández pitó el final del partido en el Camp Nou, Florentino Pérez, que oteaba a su equipo desde el palco, no pudo contener un gesto rotundo de satisfacción. Empezaba a enderezarse la temporada más complicada desde que se puso al frente por segunda vez de las oficinas de Chamartín. Nunca había tenido una contestación tan dura desde la grada del Bernabéu como en las jornadas previas a la salida de Rafa Benítez, su gran apuesta para esta campaña. Sin embargo, el miércoles todo se volvió a torcer. Contra pronóstico, el Madrid de Zidane naufragó con estrépito frente al Wolfsburgo, el octavo clasificado de la liga alemana y cuya plantilla ha costado casi cinco veces menos que la del conjunto español -162,2 millones de euros por los 559,5 de Cristiano y compañía-. El batacazo es tan notable que si el próximo martes el Madrid no consigue remontar la eliminatoria, dejaría a Florentino ante una nueva pañolada y muy tocado.

Sin títulos

Del ridículo contra el Cádiz al bochorno en Alemania

La despedida de la Champions supondría otra temporada sin títulos de altura, esos para los que vive un club acostumbrado a la excelencia y que ha visto cómo en los últimos años, bajo el liderazgo de Florentino, su eterno rival, el Barcelona, ha reducido la brecha que les separaba en el palmarés de la Liga y la Champions. Algo que abona el nerviosismo de los seguidores del Real Madrid y que le hace perder un prestigio internacional que siempre ha sido su activo más valioso. Pero además, quedarse fuera de las semifinales de Europa engrosaría la lista de despropósitos que se iniciaron con el despido de Ancelotti, la marcha de Casillas al Oporto y que encontraron su apogeo con la alineación indebida de Cheryshev ante el Cádiz. En Wolfsburgo, estuvo a un paso del ridículo.

Impotencia

El equipo sin recursos desde el banquillo

Pocas veces un entrenador escaló tan alto para desplomarse de una manera superlativa como lo hizo en Alemania Zidane. En apenas cuatro días pasó de ser el futuro del Madrid a oler a una solución del pasado. No logró transmitir a su plantilla la necesidad de salir al cien por cien desde el primer minuto. En los cuartos de final de la Champions cualquier rival te puede hacer un traje. «Si no jugamos con intensidad, suceden estas cosas», reconoció a la conclusión del encuentro.

Florentino recurrió a Zidane para protegerse de la presión de la afición, que ya se había girado hacia el palco para pedir responsabilidades por la imagen que estaba dando el equipo. Es una leyenda del Madrid, el hombre que con un gol de genio puso la novena en las vitrinas de la Castellana. Pero su experiencia en los banquillos es muy limitada y en Wolfsburgo, cuando al Madrid le llegó la hora de la verdad, no acertó con el movimiento de piezas.

Jugadores señalados

Danilo, uno de los caprichos del presidente, el peor parado

De hecho, Zidane solo realizó un cambio en el once con respecto al que había presentado en el Camp Nou. Fue Danilo, el lateral derecho. A Carvajal no le valió la exhibición de Barcelona, donde no solo se encargó de retener a Neymar, sino que se prodigó en ataque haciendo polvo a Jordi Alba, para retener la titularidad. Zidane justificó la rotación para darle descanso a Carvajal, un chico de 24 años. Pero en el fondo queda la sospecha que se encargó de esparcir Benítez de que Florentino sugiere una y otra vez que Danilo sea el que ocupe la banda. «El mejor lateral del mundo», le repetía en su despacho el mandatario. Para Draxler su entrada en el campo fue un auténtico chollo.

Estilo irreconocible

Sin una idea determinada hacia la que dirigirse

La llegada de Ancelotti supuso una ruptura con la idea de Mourinho de que el Madrid debía jugar al galope. El italiano le dio prioridad al trato del balón y con él se vivieron partidos en los que el conjunto blanco realizó un fútbol de quilates. Pese a ello, la temporada pasada el Madrid no consiguió atar ninguno de los grandes títulos y Florentino echó a Ancelotti. Llegó Benítez y el Madrid dio un paso atrás. Recuperó señas de identidad de Mourinho, pero la plantilla ya no quería correr detrás de la pelota. Llegó Zidane y ha conseguido plasmar este despiste colectivo en unos pocos compromisos. Ni siquiera él sabe qué quiere el Madrid.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Vuelve la pesadilla para Florentino